ACEPTAREn aliste.info utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página. más información
Qué lugares hay de interés en tu pueblo?

Añade uno
Descargate el PDF gratuito de ADATA
con la guía de setas.





aliste.info en facebook

Siguenos en:
http://facebook.com/aliste.info

aliste.info en google+

Siguenos en: https://plus.google.com/113384361826438383797

aliste.info en twitter

Siguenos en:
http://twitter.com/alisteinfo

aliste.info en youtube

Siguenos en:
http://youtube.com/alisteinfo

Filtro Por pueblo

Mostrar novedades solamente de: Ver Todos los pueblos

Tag: Ternera de aliste

TAGS: ReligiónCulturaNaturalezaDía de la comarcaAsociacionesTernera de aliste
09JUL2010

«El mayor valor de Aliste, Tábara y Alba son sus gentes curtidas en el esfuerzo y el sacrificio»

URL: http://www.laopiniondezamora.es
«cada persona mayor que perdemos en nuestros pueblos es una biblioteca de sabiduría popular que enterramos» CHANY SEBASTIÁN, MANZANAL Cuando Eutimio Contra Galván fue nombrado Gerente Territorial de Servicios Sociales de Zamora su propósito fue responder a la confianza a él entregada y dar la mejor respuesta a los zamoranos. Hoy, después de la experiencia de más de ocho años, afirma que en la Gerencia existe un gran equipo, magníficos directores en los centros y profesionales. «Trabajamos, y yo insto a que así sea, haciendo lo que podamos y sepamos». Defiende que los servicios sociales son una tarea inacabada. Agradecido a los que en él confiaron y a todos sus compañeros en la Gerencia y en los Centros matiza que «se necesita vocación y espíritu de servicio. Nadie es más grande que quien más sirve, éste es nuestro objetivo».

-Aliste, Tábara y Alba. Pueblos y gentes únicas. Un paraíso que cuando allí naces nunca ya olvidas.

-Es verdad que los que hemos amado la tierra y palpitado con ella en los juegos de niños, diversiones de juventud y desde los esfuerzos del campo como las duras faenas agrícolas veraniegas de hoz, trillo, paja y huertos, impregnan un sello imborrable que te identifica y tus raíces son las vivencias que en la misma tierra han germinado, desde la familia que te alumbró, hasta las gentes que te rodean y los campos sobre los que te apoyas. Si sabremos de nidos, cangrejos, peces y también de alguna travesura.

-Usted fue uno de los pioneros de la Federación de Asociaciones y del Día de la Comarca. ¿Cómo fueron los inicios?

- Las actividades de la Federación en los ochenta constituyeron un impulso dinámico, cultural y social de primer orden para la zona oeste zamorana, motivado y generado por una ilusión colectiva de personas de asociaciones culturales de la comarca entregados generosamente, desde la armonía, a revivir, soñar, restaurar y rescatar del olvido costumbres, tradiciones y relaciones sociales camino del olvido por el propio devenir de los tiempos. Fue una de las mayores satisfacciones personales el encontrarnos personas de distintos pueblos y poder todos juntos trabajar para impulsar la cultura y la vida de ellos. Nos queda a todos la amistad y unos muy gratos recuerdos.

-Incluso se atrevieron con una publicación comarcal.

- La revista «El Jaral» de la Federación es hija de la revista «Espadaña» de Manzanal. Cuando de una manera tranquila y sosegada relees lo que hemos escrito gran parte de los miembros de la Federación y personas cultivadas de la tierra, sientes una gran satisfacción por lo que ahí se recoge. Cantidad de historia que, gracias a la revista, queda para el futuro, y si así no hubiera sido, habría desaparecido. Cada mayor que perdemos, es una biblioteca de sabiduría que enterramos. Me cabe, desde la humildad, la gratitud para todos los que colaboraron a mis peticiones como Director que fui de «El Jaral».

-En una tierra de insignes valores, ¿cuáles destacaría?

-Los valores de nuestra tierra siempre han sido sus buenas gentes. Gentes curtidas en el esfuerzo y el sacrificio. Allí donde han ido, han cumplido con responsabilidad. El sentimiento cultural y religioso, al unísono en muchos momentos, así como el esfuerzo y la diversión, han fraguado hombres y mujeres dinámicos y colaboradores. Destacar por encima de todo, a la mujer, que ha criado hijos, ha mantenido el hogar, y a la vez, ha sido labriega junto al marido.
-¿Cómo están Aliste, Tábara y Alba actualmente a nivel de Servicios Sociales?

-En un estado aceptable. Con acierto y con calidad se han puesto en funcionamiento varios comedores para personas mayores. Son muchas las asociaciones de personas mayores federadas, que a través de la Federación Provincial de Jubilados y Pensionistas que recibe el apoyo de la Junta, llevan a cabo actividades para las personas mayores, en prevención de la dependencia. Recientemente, Asprosub ha abierto un centro de magníficas instalaciones en Carbajales. Hay residencias para personas mayores concertadas con la Junta en Rabanales, Carbajales, Villalcampo y Ferreras de Abajo. Cáritas Diocesana, desde hace tiempo, gestiona la residencia de Alcañices. En un futuro próximo abrirá las puertas otra en Tábara. El Club de los 60 y el Programa de Termalismo de la Junta están abiertos para los mayores y todos en general. Los mayores que lo soliciten pueden acceder a la Ayuda a Domicilio a través de los Ceas de la Diputación.

- ¿Cuál es el reto del futuro?

-La idea de futuro en Servicios Sociales es apostar para que los centros más potentes, en este caso, las residencias, sean prestadoras de servicios de forma integral. Los servicios sociales han evolucionado en positivo de forma rápida, pero queda camino por recorrer. La atención a las personas más necesitadas es la esencia de los servicios sociales, y si además constituye un yacimiento de empleo, sobre todo femenino y rural, se transforma en un valor de la sociedad a cultivar.

-La Ley de la Dependencia ha sido un alivio para muchas familias. ¿Cómo está la situación?

-La Ley es nueva, fue apoyada por los dos grupos mayoritarios en el Parlamento nacional, por tanto, consensuada. Es cierto que antes de esta Ley, los Servicios Sociales estaban en pleno funcionamiento, tanto en atención a personas mayores, como a personas con discapacidad. El desarrollo de esta norma ha implicado un aparato burocrático fuerte, que impide ser más ágil. Se están revisando aspectos de la misma. No cabe duda de que es un esfuerzo que carga sobre los presupuestos del Gobierno de la nación y, sobre todo, de la Junta. Desde la Gerencia de Servicios Sociales y en colaboración con la Diputación y Ayuntamiento de Zamora, hemos intentado desde el primer momento, dar cumplimiento a esta Ley.
-Son los nuevos tiempos, la gente joven nace, crece y se va a buscarse la vida lejos.

-Quizá el mayor problema de la comarca sea la falta de población, no tanto el envejecimiento. Si comparamos las pirámides de población actuales y las del siglo XVIII, vemos que son inversas. Un ejemplo, en La Torre de Aliste, a mediados del siglo XVIII sólo 4 personas superaban los 60 años. Ahora en general, en los pueblos hay mayores y pocos niños. El envejecimiento, entre otras cosas, es calidad de vida, también genera empleo. Ojalá que todos los mayores que se jubilaran, nacidos en esta tierra y que estén en la diáspora, disfrutaran la jubilación aquí. El futuro siempre es incierto y difícil de predecir; nos queda la esperanza de que la vida en nuestros pueblos continúe.

-¿Cual podría ser la panacea del desarrollo rural ?

-Son muchas pequeñas cosas las que conforman un todo. Hay banderines de enganche de importancia y calidad contrastadas, como es la carne de Ternera de Aliste. Ojalá corriera la misma suerte la carne de los lechazos de esta tierra, porque probablemente sean los mejores del mundo, por la raza Castellana de las ovejas y el régimen extensivo de sus pastos. El bordado carbajalino es un patrimonio extraordinario. Hay bosques, por tanto madera y agua. Considero que una central de biomasa podría generar empleo en la zona, para achicar el matorral, limpieza de bosques, manchas adehesadas y riberas. La energía es necesaria.

-Manzanal del Barco un pueblo abierto, su pueblo.

-Manzanal y sus puentes son la puerta de Alba. Al igual que todos los pueblos que rondaron los 700 habitantes en los 50, se sitúa ahora en unos 200. El pasado causa envidia de vida poblada de niños, juventud, religiosidad, faenas agrícolas, artesanos, herreros, carpinteros y albañiles. Eran tiempos austeros, pero también tiempos felices. El presente se muestra en el pueblo bien en lo físico, como nunca, todo muy bien arreglado, con buenos servicios. Faltan más almas para darle vida. El futuro es incierto siempre. Cuando dejamos ejecutadas las normas básicas de planeamiento urbanístico, quedó contemplada una posible urbanización en el paraje de «La Galvanera». Ese, para mí, puede ser uno de los puntos de futuro del pueblo que pudiera darle vida. Manzanal tiene agua, tiene paisaje, y por tanto, también capacidad de futuro. Manuel Gomez Ríos, un gran historiador y aún mejor persona. Nuestra historia y el Día de la Comarca le encantaban.

Eutimio Contra

Manzanal del Barco, 1957

Eutimio Contra Galván, casado y con tres hijos, nació en Manzanal del Barco el 2 de diciembre de 1957 y allí vivió hasta los 14 años, edad en que se fue a estudiar a la Universidad Laboral de Zamora, dirigida por los Salesianos. De ella fue luego profesor de Actividades. Desde hace más de ocho años es el Gerente Territorial de Asuntos Sociales de la Junta de Castilla y León. El fue uno de los fundadores de la Federación Comarcal de Asociaciones Culturales y del Día de la Comarca, así como uno de los creadores del grupo de acción local «Adata», alcalde de Manzanal de 1991 a 1996, y Procurador en Cortes de 1999 a 2003.


La Opinión de Zamora



0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: ReligiónCulturaNaturalezaSociedadAsociacionesTernera de aliste
16AGO2000

ALISTE, ENRIQUE RODRIGUEZ FAGUNDEZ: Profesor y pregonero de las fiestas de San Roque: «El futuro de Alcañices está en el sector servicios, en seguir ofreciendo calidad»

URL: http://www.laopiniondezamora.es
«hay que conseguir la declaración de aliste como paisaje y paraje natural protegido»Enrique Rodríguez Fagúnde es Ingeniero Agrónomo de profesión, además de Profesor Asociado de la Universidad Politécnica de Madrid en el Departamento de Física Aplicada a los Recursos Naturales, miembro del Comité de Medio Ambiente del Instituto de la Ingeniería de España y Secretario General de la Federación Europea de Asociaciones Tecnológicas de la Defensa. El ha sido el gran promotor del proyecto RIRRA (Recuperación Integral de la Ribera del Río Angueira) entra Alcañices y San Martinho.

– Ser pregonero de los festejo de la Villa debe de ser un gran orgullo para usted.

– Sí. El día que nací, mi abuelo materno, Enrique, carabinero del reino, anotó en una hoja de un calendario de los de taco «este rapaz será un hombre afortunado». Y no se equivocó, porque he tenido el honor y la fortuna de pronunciar el pregón de las fiestas de Alcañices, el último del siglo XX. Hoy se ha cumplido el vaticinio de mi abuelo hace 56 años. Estoy orgulloso.

– ¿Cual es su primer recuerdo de Alcañices? – Mi primer recuerdo es el de un largo viaje. Primero en tren hasta Zamora en donde evoco a un maletero con una carretilla portando dos o tres grandes maletas y nosotros detrás de él «en procesión» por la Avenida de las Tres Cruces, hasta donde salía el coche de línea o correo a Alcañices. Un coche de línea repleto, con gente hasta en el techo.

– Estamos en la era de Internet, de las Aldeas Globales, pero... ¿Cuando llegó la televisón a Alcañices? – Allá por 1958, en que por 24 horas de diferencia Bernardo se trajo la primera, ganando la mano a la señora María, la madre de Alberto.

– Cómo en todos los sitios la traída de aguas fue polémica.

– Fue un verano de aquel entonces, no se cual, cuando ocurrió el gran acontecimiento. Siendo alcalde don Fernando Sánchez Bellido se inauguró la traída de aguas desde Cubillas hasta el casco urbano. Creo que eran tres fuentes y con ellas se terminó el pleito entre la ‘‘perdida’’ y la ‘‘ganada’’, que las aguas no eran suyas ni mías, sino de todos, para el pueblo. Poco después, primero empezaron a manar las fuentes en las casas y mas tarde a abrirse las pizarras y rocas con sumideros y no tardando mucho el pueblo se volvió de espaldas y acabó con los cangrejos. La ribera se abandonó y hasta ahora no se ha vuelto a recuperar.

– De joven, en aquellos maravillososos años, siempre le llamó la atención el qué permaneciese cerrado el Palacio del Marqués.

– Sí. Afortunadamente en el año 1965 se fundó el colegio Santa Inés, de las Hermanas del Amor de Dios, que se dedicaron entonces a la docencia y más tarde como ejemplo de otra de las cualidades características de esta tierra, el poder de adaptación, se reconvirtieron y transformaron en Residencia de la Tercera Edad. Hoy es este un buen modelo de lo que todos entendemos debe ser la casa de los mayores, pero, en cualquier caso entre sus muros se encierra una magnífica colección de pintura de la Hermana Sor Esther Santaquiteria, que fue directora del colegio. Valga el tópico, en esta ocasión fácil, de decir que pinta como los ángeles. Tiempo es ya de animarla para que exponga su obra formalmente en Alcañices.

– ¿Cual es el presente de esta, su querida patria chica? – Una Villa de poco más de mil habitantes bien dotada de servicios públicos: Guardia Civil, Policía Nacional, con unas magníficas instalaciones escolares que permiten la formación hasta el paso a la Universidad, así como un complejo sanitario, Centro de Salud, en vía de ampliación. Un Centro Cultural en el que en base a los acuerdos firmados por el Ayuntamiento, Adata, la Universidad Politécnica de Madrid y la Universidad de Salamanca podrán desarrollarse actividades formativas y culturales. Pero además Alcañices tiene otros aspectos culturales dignos de destacar, de entre ellos: la iglesia parroquial de Santa María, anexa al Palacio del Marqués; el Convento de San Francisco y los restos de la muralla, de entre los que destaca la Torre del Reloj. Y en Vivinera los magníficos frescos de su iglesia, en Alcorcillo y Santa Ana su paisaje.

– ¿Qué cualidades destacaría de sus paisanos? – La laboriosidad, solidaridad, generosidad, paciencia, ilusión y esperanza. Con este bagaje deben enfrentarse al siglo que viene: Es de esperar que no tardando mucho la población activa agrícola, que actualmente representa un 12% en Castilla y León, pase al 6%. Desgraciadamente los últimos informes apuntan a que el crecimiento industrial en Zamora disminuye en un 2,8 de su valor añadido bruto, lo que sitúa a la provincia a la cola de la región – ¿Si el futuro se aventura tan negro, donde estará la solución? –Dicho lo anterior no hace falta jugar a ser adivinos para pensar que el futuro de Alcañices está en el sector servicios. Este sector sólo se mantiene cuando se ofrece calidad. Y calidad es: limpieza a fondo y permanente de la villa; urbanización armónica y estable; no es posible dejar para mucho más tiempo el regular que dentro de la villa y sus alrededores las fachadas de sus edificaciones lo sean con el estilo y materiales tradicionales de la tierra. Las calles hay que urbanizarlas bien y con gusto. Calidad es el explotar con rigor la Marca de Garantía ‘‘Ternera de Aliste’’: certificados que hay que extender a otros productos y conseguir la Declaración de Paisaje y Paraje Natural Protegido, constituir una reserva de Caza Mayor y Menor. Aquí el esfuerzo tiene que ser de todos, al frente las autoridades y detrás como una piña como en Zalamea y Fuenteovejuna «todos a una», que no vale esperar, que no vale el decir que otros vendrán y lo harán, que lo que no hagamos nosotros nadie por nosotros lo hará.

– ¿Cuáles son las mayores virtudes de los alistanos? – La esperanza y la paciencia, la capacidad de saber compartir y repartir. Es esta una tierra de buenas gentes.


0 puntos
(0 votos)


Escrito por webmaster

+info