ACEPTAREn aliste.info utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página. más información
Qué lugares hay de interés en tu pueblo?

Añade uno
Descargate el PDF gratuito de ADATA
con la guía de setas.




aliste.info en facebook

Siguenos en:
http://facebook.com/aliste.info

aliste.info en google+

Siguenos en: https://plus.google.com/113384361826438383797

aliste.info en twitter

Siguenos en:
http://twitter.com/alisteinfo

aliste.info en youtube

Siguenos en:
http://youtube.com/alisteinfo

TAGS: NaturalezaFauna
04DIC2003

ALISTE: Masacre ovina en Alcañices
...

URL: http://www.laopiniondezamora.es
una manada de lobos mata 31 ovejas, 10 corderos y 3 mastines junto al casco urbano de la localidad ...Alcañices.- El lobo ibérico causó en la mañana de ayer una masacre ganadera en la comarca de Aliste, Tábara y Alba, concretamente en Alcañices, a escasamente treinta kilómetros de su reino particular y natural en la Reserva Regional "Sierra de la Culebra". Ni los pastores más viejos del lugar, rebuscando en sus memorias, recordaban un desastre similar.
Siempre según los datos ofrecidos por el ganadero afectado, Pedro Díaz Martín, a las 7.30 iniciaba su jornada de trabajo diario y sacaba a su rebaño de reses de ovino de la raza autóctona castellana del lugar donde pasan la noche, junto a la carretera ZA-P-1407 (Rabanales-Ferreras), acercándolas en apenas media hora a un prado situado en el paraje de "Val de Sejas", antes del "Cruce de Alcorcillo" y colindante con la carretera Nacional 122, en las cercanías del casco urbano y a escasamente trescientos metros del hotel-restaurante "Disco Rojo".
A decir del afectado, entre las 8 y las 9, ya a plena luz del día, los cánidos saltaron la cerca de piedras y zarzas y se cebaron sin piedad con el ganado sembrando de muerte y desolación la verde pradera junto al pequeño arroyo afluente del río Angueira. Cuando fue avisado el dueño este localizó a los miembros de la Unidad Veterinaria de Aliste
de la Junta de Castilla y León y a los guardas de la Consejería de Medio Ambiente Medio Ambiente y se acercaron al prado donde se contabilizaron alrededor de cincuenta animales vivos.
La imagen era dantesca. En el suelo yacían muertas 31 reses, cuatro de ellas devoradas, lo cual llevó a deducir sin lugar a equivocaciones que habrían sido varios lobos adultos integrantes de una manada. Uno solo no podría comer tanta carne. Algunas fuentes apuestan por tres cánidos.
De los cinco sementales que el propietario afirmaba poseer sólo uno sobrevivió, aunque seguramente muera, así lo reconocía el pastor, ya que los cánidos le arrancaron de cuajo los dos genitales de una dentellada. En la piara había once corderos listos para vender en las cercanas fiestas navideñas: sólo quedo uno. El ganadero contaba con tres perros mastines, con amplia experiencia y fortaleza, pero todos ellos perecieron en el fragor de la lucha con los lobos para intentar defender a las ovejas de su amo de la tremenda lobada.
Durante media mañana la pregunta era clara: ¿Dónde están las reses que faltan? La preocupación del ganadero era evidente: si el rebaño contaba con dos centenares, restándole las 50 que permanecían en la cortina y las 31 muertas, da como resultado que en torno a 119 se hallaban en paradero desconocido.
Los daños causados por la lobada son tan cuantiosos, tanto a a nivel anímico como económico, que podrían llevar a Pedro Díaz Martín a verse obligado a tomar la drástica decisión de tener que abandonar la actividad agroganadera. No en vano en el ganado masacrado él, uno de los propietarios y pastores más jóvenes de la zona fronteriza, había depositado todas sus esperanzas a corto, medio y largo plazo.
El precio de las ovejas abocadas a parir se cifra, según ganaderos alistanos consultados por este periódico, en alrededor de 84 euros (una catorce mil pesetas) «como mínimo», lo cual daría una pérdida de 2.608 euros (434.000 pesetas) por las 31 reses adultas; más si a ello añadimos que de ellas cuatro eran sementales. Aparte están los diez corderos, desaparecidos según el pastor, que se están pagando ahora como lechales a unos sesenta euros con vistas a Navidad, sumando así otros 300 euros. Juntándole los tres mastines Díaz Martín habría perdido no menos de 3.000 euros; ello suponiendo que los animales desaparecido apareciesen vivos.
Por si la desgracia fuese poca el ganadero deberá abonar por su cuenta el coste de cada cadáver que le retire la empresa encargada de tal cometido a la que se avisoó.
La única salvación para el ganadero se centra ahora en que la Junta de Castilla y León se hagan cargo de la trágica actuación de los lobos muy lejos de la Sierra de la Culebra. En este caso si la tramitación sale adelante y tiene seguro recibiría 72,12 euros por cabeza muerta. La noticia se corrió como un reguero de pólvora por toda la zona y los propietarios de ganados en otros pueblos exigían una política eficaz y adecuada que permita sobrevivir al sector sin tener que irse a la ruina «por estas cosas». La Villa de Alcañices sufrió hace varios años otro ataque de lobos aunque con menos reses muertas y desaparecidas.
Según se ha informado a este periódico han sido visto varias veces un grupo de cuatro lobos en la zona de la Sierra de las Carbas dentro de los términos de Sesnández de Tábara, Abejera, Losacio y Ferreruela. Automovilistas afirman por su parte que cinco ejemplares adultos suelen rondar por el Teso del Diablo del Campo de Aliste, no descartandose que haya sido ellos los autores de la lobada.
por otra parte, un lobo marcado en Braganza, dentro del Parque Natural de Montesinho (Tras Os Montes) llegó en sus correrías hasta el "Monte de la Luz" en la localidad de Moveros, junto a Fonfría.
Tomas Carrión Carrión, alcalde de Alcañices, proponía ayer que «se hagan más ojeos al lobo y lobo que salga lobo que se mata» y pedía que «vengan los ecologistas a pagarle los daños ahora al ganadero».

El ganadero, de 22 años, adquirió las reses hace sólo tres meses en Palazuelo
Pedro Díaz Martín pertenece a una familia con una de las más extensas tradiciones ganaderas de la zona fronteriza de Aliste, dedicándose durante varias décadas a la cría vacuno de la raza "alistano-sanabresa". El joven, que sólo cuenta con veintidós años, decidió un día emigrar a tierras lejanas en busca de fortuna y trabajó en Cáceres. No podía olvidar la patria chica y el pasado verano, según él, regresó a Alcañices dispuesto a recuperar su oficio y montar una ganadería. Ni corto ni perezoso se dirigió a la localidad de Palazuelo de las Cuevas, en el municipio de San Vicente de la Cabeza, y allí le compró al ganadero Antonio Casas doscientas cabezas, repartidas entre ovejas abocadas a parir y marones (sementales). El vendedor le regaló los cuatro perros.
Iniciaba así una nueva vida, con la que estaba muy contento y satisfecho, dando por hecho que sería su pequeña "industria" para poder vivir, trabajando con dignidad y sin tener que emigrar. Ayer el sueño se le trunco.


0 puntos
(0 votos)


Escrito por webmaster

+info


(c) 2019. Web powered by aliste.info