ACEPTAREn aliste.info utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página. más información
Qué lugares hay de interés en tu pueblo?

Añade uno
Descargate el PDF gratuito de ADATA
con la guía de setas.





aliste.info en facebook

Siguenos en:
http://facebook.com/aliste.info

aliste.info en google+

Siguenos en: https://plus.google.com/113384361826438383797

aliste.info en twitter

Siguenos en:
http://twitter.com/alisteinfo

aliste.info en youtube

Siguenos en:
http://youtube.com/alisteinfo

Tag: Religión

TAGS: Religión
18JUN2008

Virgen de la salud

CONTENIDO

INTRODUCCIÓN

FIESTA GRANDE EN ALISTE

EL SANTUARIO

ORACIÓN EN ESPAÑOL

ORACIÓN EN PORTUGUÉS

GOZOS VIRGEN DE LA SALUD

DETALLE DEL PRIMER RETABLO

A LA VIRGEN DE LA SALUD (REDACCIÓN)

 

 

VIRGEN DE LA SALUD

La Villa de Alcañices celebra el día 2 de julio la famosa romería en honor a Nuestra Señora la Virgen de la Salud, protectora de los enfermos y patrona de la comarca de Aliste, que logra reunir a miles de devotos y curiosos en los actos religiosos y en la feria.

A esta cita con la gran señora llegan gentes de todo Aliste y de Trás-os-Montes e Alto Douro (Región Norte de Portugal), de Sanabria, La Carballeda, Alba, Tábara, Tierra del Pan, Benavente, Los Valles, Sayago, Zamora y Salamanca.

En la noche de la víspera los alcañizanos celebran una solemne novena y el emotivo descendimiento de la Virgen de la Salud al Carro Triunfante.

La tradicional "Quema de Urces", la música folclórica y la verbena con Simpatía completan la jornada.

Ya el día 2 desde primeras horas de la mañana, a penas salido el sol, los vendedores ambulantes instalan los puestos donde los visitantes miran, regatean y siempre compran algo para llevarse a sus casas.

Ropa y calzado, ajos y aperos de labranza, artículos mil.

Pero en "La Salud" la fe sobresale sobre la feria. Durante toda la mañana, la iglesia del Convento de San Francisco acoge la continua celebración de misas, bendición de medallas, mientras los amables confesores atienden a los devotos de la Virgen llegados desde los lugares más recónditos.

 A las 12,30 horas, se inicia la Misa Solemne en el templo abarrotado, mientras una multitud aguarda la salida de la procesión.

 Pasado el mediodía la Virgen de la Salud, la Gran Señora de las Tierras de Aliste, sale en su Carro Triunfante ante los aplausos y la emoción de sus fieles devotos con lagrimas en los ojos. Algunos la siguen descalzos.

Otros le tocan el manto y piden salud para algún familiar.

El día 3 de julio continua la celebración, pero solo para los de la villa.

 

VOLVER

 

 

 

FIESTA GRANDE EN ALISTE

 

Así es, cada 2 de julio celebramos la fiesta de la patrona alistana: la Virgen de la Salud. Lo hacen no sólo los alistanos de pura cepa y quienes hemos sido adoptados como hijos de esta tierra. Hoy, además, en la Villa de Alcañices, se da cita un número incontable de hermanos y amigos de las comarcas vecinas y del mismo Portugal al coincidir esta fiesta de nuestra Señora con el Día del Señor, el domingo.

Habiendo quedando huérfanos de obispo, no ha querido faltar ni don Antonio Montes Moreira, el padre y pastor de la Diócesis de Braganza-Miranda. Así que aprovecho desde aquí para agradecerle de corazón la sencillez, el cariño y la cercanía que siempre ha mostrado con esta tierra. Seguro que en ello algo tendrá que ver su ser franciscano, además de obispo.

Pues bien, es comúnmente sabido el profundo espíritu religioso de estas gentes y, más concretamente, la devoción y el afecto que mantienen hacia esta Mujer que es Madre de todos y que se hace salud para todos. Parece que hoy se pudiera palpar mejor que ningún otro día.

Pero la cosa no viene de ahora ya que el origen de esta devoción se remonta nada menos que al siglo XIII y, por lo que hoy puede verse, no creo que todos estos miles de creyentes se conformen con celebrar su fe encerrados en las sacristías por mucho que en ello se empeñen ciertos políticos de turno. También es verdad, haciendo un poco de sana autocrítica, que uno sólo hace verdadero honor a su nombre de cristiano cuando alimenta, comparte y testimonia su fe durante todo el año; pues ¿a qué hijo que se precie de tal le bastaría con acordarse de sus padres el día que éstos cumplen años? No estará de más evitar la tentación de hacer de la fe unos fuegos artificiales que sí, son muy bonitos, pero sólo mientras duran.

En cualquier caso, como suele decirse, de todo hay en la viña del Señor. Y en esta viña alistana, gracias a Dios, no sólo hay “cristianos de tradición” (que de esos hay muchos en todas partes), también existe un número importante de “cristianos de convicción” movidos por el deseo de seguir a Cristo y de profundizar en la figura de María como especialmente hemos venido haciendo a lo largo de estos últimos nueve días y a la que hoy invocamos como Madre de la Salud.

Su vinculación con el mundo de los enfermos y del sufrimiento humano es, en realidad, muy anterior al mencionado siglo XIII. Ya en el mismo Evangelio aparece siempre cercana a la vida de cada día, sensible y solidaria ante todo sufrimiento. Como entonces, ella continúa hoy intercediendo a Dios por nuestra frágil condición humana y sigue siendo actual en el camino espiritual de muchos creyentes, no sólo de los enfermos.

Ángel Carretero 

 

VOLVER

 

 

EL SANTUARIO DE LA VIRGEN DE LA SALUD (Un poco de historia)

 

             Año 1.542: ”Era Señor de horca y cuchillo por aquella época Don Francisco Enríquez de Almansa, hijo de Don Juan Enríquez y nieto del primer Conde de Alba y Aliste, que casó en la ciudad de Toro con Doña Isabel de Ulloa, hija ésta de Don Rodrigo; Contador mayor de Castilla, a quien otorgó Felipe II, en los primeros años de su reinado, el título de Marqués de Alcañices”.

            Religiosos de la Orden de San Francisco, que habitaban el Convento de Santa María la Antigua, cerca de El Poyo, donde veneraban la imagen de la Virgen de la Salud desde tiempos inmemorables, solicitan del Sr. Marqués permiso y medios económicos para construir el Templo y la Casa Convento en el arrabal de la Villa de Alcañices.

            De esta Iglesia dice Gómez Moreno: “ En se ostenta las armas del Marqués; es edificio bien capaz, en forma de cruz con cabecera semicilíndrica, provista de estribos, gruesas colmenas en las esquinas del crucero y todo éste y el ábside abovedados a modo gótico, pero los arcos son de medio punto; nervios finos y molduraje todo romano. La nave tiene armadura tosca, apoyada sobre dos perpiaños, un coro a los pies sobre arco escazano; portada dórica con su hornacina”. La entrada principal abierta en la hermosa espadaña de 28 metros de altura, de piedra labrada, en cuyo centro se apreciaba el escudo de la Orden Franciscana; debajo de éste, en la mencionada hornacina, la imagen de San Francisco de Asís.

            Pío IV concedió una Bula a favor del templo, publicada por el Padre Castro, que decía: “Deseando, pues, que la Iglesia del Santo Monasterio de San Francisco del pueblo de Alcañices, perteneciente a la Vicaría de Aliste, de los llamados frailes menores, de la observancia de la provincia religiosa de Santiago de Compostela (o Diócisis Nullius), en cuya iglesia hay reliquias de Santos de Dios, traídas de Alemania a dicha Iglesia por nuestro venerable Hermano Diego Enríquez de Almansa, Obispo de Coria. Concede el Sumo Pontífice muchas indulgencias a los fieles que en determinados días visitaren la Iglesia....”

            Sobre el año 1.715 un incendio destruye la mayoría del templo, desapareciendo, pasto de las llamas, el retablo de la Virgen. Por falta de medios y de Altar Mayor, construyen un humilde camarín para la Virgen de la Salud, colocando a los lados del mismo las imágenes de San francisco y San Antonio, tal y como lo demuestra el grabado realizado por Luis Banzo en el año 1852.

            Durante 1.833 el Estado obliga a los franciscanos a desalojar el Convento, dirigiéndose estos hacia Santiago de Compostela con todas las pertenencias y libros de la Cofradía de la Virgen.. Años después, abren nuevamente el templo al culto y habilitan para cárcel el resto del recinto.

            Encontrándose en la Villa, allá en el año 1.895, el artista Rivadeneira, lo contratan para decorar el presbiterio, pintando éste con gran maestría y arte, adornos y paisajes bíblicos.

            El correr de los tiempos deterioran la estructura de la Iglesia, agrieta la torre y desvía los muros, por lo que, en el 1.903. D. Ángel España, alcalde de la Villa, ordena el cierre, a fin de evitar posibles desgracias.

            Año de 1.905: fallece en Madrid Don Francisco Fraile Rodríguez, Catedrático del Instituto de San Isidro, quien, como buen hijo de la Villa, amaba enormemente a la Patrona, la Virgen de la Salud. Deja ordenado que dispongan de sus bienes a fin de cubrir el costo de la reedificación del Santuario, siendo albaceas testamentarios los sobrinos de éste, Don Francisco Losada Fraile y Don Manuel Corcovado Losada. Comienzan las obras en abril de 1.906, bajo la dirección del arquitecto diocesano Sr. Vargas, ejecutando la obra el maestro Don Rafael García: recomponen la fachada y la torre, muros, techumbres y parte de la bóveda: entariman la iglesia, decoran y restauran altares. Par el previsterio adquieren el hermoso retablo de la comunidad religiosa de San Pablo de Zamora, fruto de las gestiones realizadas por el Obispo y Don Arturo Pérez Marrón; retocando éste por el pintor Sr. Fuentes, colocando en el Camerín y la imagen de Nuestra Señora de la Salud: talla en madera, de un metro aproximado de altura, con el Hijo en brazos, (escultura del siglo X y XI). El costo total de la obra ascendió a 100.000 pesetas., finalizando en el mes de julio de 1.908.

            Nueve años más tarde, en la noche del 16 de agosto de 1.917, un descuido y una vela convirtieron el templo en una enorme hoguera que asoló despiadadamente altares, efigies y demás pertenencias, entre las que se encontraba la imagen de la Madre querida, la Virgen de la Salud, a la que ni las lágrimas de los hijos de la Villa pudieron rescatar de las llamas.

            Gran dolor causó la pérdida de la imagen tan preciada, pero no menos grande fue el tesón y el coraje que movieron a convecinos e hijos de la Comarca a levantar los muros y techumbres desolados, hasta tal punto que en 1.918 la iglesia estaba en pie. Encargan retablos, adquieren nuevas imágenes y, por fin, el 2 de julio de 1.920, la Virgen de la Salud desciende radiante al Carro, entre flores, con rostro sereno y el Hijo en brazos. La familia Aguiar donó la talla, confeccionada en madera por los Talleres de Escultura Religiosa “José Tena”, en Bajada de Puente del Mar, Valencia.

            Pasan los años, tan sólo cincuenta, y con ellos envejece el retablo, de escaso valor artístico: la carcoma corroe pináculos, hornacinas, escalinatas y el camerín de la Virgen, por lo que, a fin de evitar males mayores, surge la necesidad de destruirlo, en el año 1.970. A continuación comienzan las obras de mantenimiento del Templo, por lo que permanece cerrado al culto durante largos e intermitentes periodos de tiempo, hasta que nuevamente, en 1.972, el esfuerzo y la ilusión de los hijos de tan milagrosa Madre logran erigir otro altar, esta vez sin camerín, de mármol y sencillas líneas.

            La Virgen de la Salud ha seguido bajando al Carro Triunfante; grandes fiestas la han honrado y miles de peregrinos, buscando salud del cuerpo y alma, se han acercado a ella con profunda fe; y esa misma fe impulsó a los “Amigos del Convento”, a los hijos de la Villa y de la región, en general, a lanzarse en pro de lograr para la Patrona de la Comarca Alistana todo aquello que realce su condición de Reina y Señora. Han desempolvado viejas costumbres y puesto en marcha antiguas tradiciones, y en el año 1.990, por fin, el dos de julio, festividad de la Virgen, se realizó el sueño tan anhelado: LA INAUGURACIÓN DEL NUEVO RETABLO Y CAMERÍN DE LA VIRGEN DE LA SALUD.

            El inolvidable y buen amigo Enrique Ramos, que la Virgen de la Salud lo tenga a su lado, recogió y fomentó una idea, de la que surgió el grupo “Amigos del Convento”, con la finalidad, en principio, de lograr el altar y camerín para la Virgen de la Salud. Organizan la estrategia a seguir: visitas a organismos oficiales, asociaciones culturales, cartas a hijos de la Villa y devotos de la Virgen. Llovieron ánimos y donativos y, un tanto a la aventura, consultadas personas puestas en materia de arte, encarga la realización de tan codiciado trabajo a los Talleres de Arte GRANDA, de Madrid, habiéndolo rematado con gran armonía, brillantez y gusto: se trata de un retablo de madera, de moderadas dimensiones, revestido de pan y oro y acorde con el conjunto arquitectónico de la Iglesia, ocupando la mayoría del presbiterio;  consta de cuadros menores o compartimentos,divididos verticalmente por columnillas y horizontalmente por variados cornisamientos y molduras; en el centro destaca el motivo principal: el camerín de la Virgen; en la parte superior, bajo el frontón que culmina el retablo, se encuentra el relieve, parte integrante del retablo desaparecido en el incendio de 1.917, procedente de la Iglesia de San Pablo de Zamora, que representa la imposición de la Casulla a San Idelfonso; a ambos lados, la Asunción y la Visitación de la Virgen; dos únicos y hermosos lienzo realizado por la pintora de renombre internacional Sor Pura Andrés, hermana Trinitaria, residente en Valencia e hija del Sesnande de Tabarra; en la parte inferior y en sendas hornacinas, San Antonio y San Isidro; rematando el conjunto la mesa de altar y el ambón, del mismo material y estilo.

 

            Una historia: un sinfín de desdichas y alegrías;  pero sobre todo, una constante: el amor y cariño hacia la Madre, la Virgen de la Salud, orgullo y símbolos de la Comarca Alistana.

 Estaban Ferreira- 1992

VOLVER

 

 

ORACIÓN EN ESPAÑOL

 

¡Oh hermosísima y poderosísima Virgen de la SALUD! Emperatriz de los Cielos, Madre de Dios, alegría universal del mundo, sagrado imán de nuestros corazones; Clementísima Señora, cuyo piadoso titulo de la SALUD es el mayor aliento en medio de nuestras enfermedades espirituales y temporales, asistid favorable a mis tibias súplicas y pues advierto en tu hermosísima imagen inclinada la cabeza hacia tu Unigénito Hijo Jesús, que tenéis en vuestras manos, sea esta circunstancia quien favorablemente me asegure que el inclinaros piadosa para exponerle mis ruegos, es evidente indicio de otorgar mis peticiones. Y ya que vuestro generoso atributo de la Salud es de clemencia, no se ausente de nuestras ansias vuestra misericordia; amparad, piadosísima Madre, nuestra miseria para que no nos venza nuestra fragilidad; Vos, que sois consuelo de afligidos, esperanza y refugio de los pecadores; Vos, que sois la universal dispensadora de las gracias y dones del Altísimo; Vos, que sois el arco iris que anuncia la reconciliación y la paz entre Dios y el hombre. Bendita seáis, Purísima María, y todas lenguas de las criaturas se empleen en vuestras alabanzas; y pues el Señoras colmó de dones, tan inefables, de tanta piedad y de tan maravilloso poder, yo os invoco, Virgen Santísima de la SALUD, para que me asistáis en mis aflicciones, remediéis mis necesidades y me defendáis de mis enemigos Vos conocéis mis miserias y pues las podéis remediar, compadeceos de mi, porque no se ha acabado vuestra benignidad, ni se ha cansado vuestro poder; y para que yo tenga un nuevo titulo con que engrandecer vuestras piedades, alcanzad de la Bondad Divina para mí y todos vuestros hijos, la gracia particular que os pedimos, si conviene para mayor gloria de Dios. honra vuestra y bien de nuestras almas, para, después de nuestra muerte, gozarnos con Vos en eternas dulzuras de Gloria, AMEN JESÚS.

¡Oh
María, salud de los enfermos, rogad por nosotros!

 

VOLVER

 

 

 

ORACIÓN EN PORTUGUÉS

 

Oh! formosa e poderosíssima Virgem da Saúde!

Imperatriz dos céus, Mãe de Deus, alegria universal do mundo, sagrado íman dos nossos corações; Clementíssima Senhora, cujo piedoso título da Saúde é o maior alento no meio das nossas enfermidades espirituais e temporais, ouvi favoravelmente as minhas fracas súplicas. E vejo na tua formosa imagem, cabeça inclinada para o teu Unigénito Filho, Jesus, que tendes em vossas mãos, a circunstância que favoravelmente me assegura que o inclinar piedoso para expor osmeus rogos, é indício evidente de outorgar as minhas petições.. E já que o vosso generoso atributo da Saúde é de clemência, que a vossa misericórdia nao esteja ausente dos nossos súplicas; E já que o vosso generoso atributo da Saúde é de clemência, não esteja ausente dos nossos desejos a vossa misericórdia; ampara piedosa Mãe, a nossa miséria para que não nos vença a nossa fragilidade; Vós, que sois consolo dos aflitos, esperança e refúgio dos pecadores; Vós, que dispensais as graças e dons do Altíssimo; Vós, que sois o arco-iris que anuncia a reconciliação e a paz entre Deus e os homens, Bendita sejais, Puríssima Maria, e todas as vozes do mundo enalteçam os Vossos feitos; e, porque o Senhor os cobriu de dons tão inefáveis, de tanta piedade e de tão maravilhoso poder, eu os invoco, Virgem Santíssima da SAUDE para que me assistais nas minhas aflições, remedieis as minhas necessidades, e me defendais dos meus inimigos. Vós conheceis as minhas misérias e, portanto, podeis remediá-las, tende compaixão de mim, pois que a vossa bondade não acabou nem se cansou o vosso poder; e para que tenha novo motivo para engrandecer a vossa piedade, alcançai a Bondade Divina para mim e todos os vossos filhos, a graça particular que os pedimos, se isso convém para maior glória de Deus, vossa honra e bem das nossa almas, para, depois da nossa morte, gozarmos Convosco eternas doçuras de glória. AMÉN.

 Oh Maria, saúde dos enfermos, rogai por nós.

 

VOLVER

 

GOZOS VIRGEN DE LA SALUD




Pues sois azucena hermosa

llena de celestial luz:

OH VIRGEN DE LA SALUD,

SED NUESTRA MADRE AMOROSA,

SED NUESTRA MADRE AMOROSA,

OH VIRGEN DE LA SALUD.

Vos por todas las naciones

del hombre sois protectora,

abogada y defensora

en todas las ocasiones;

por tan grandes aficiones

decimos: Reina gloriosa. Oh VIRGEN...

El amor que nos tenéis

es tan grande, bella aurora,

que no se pasa una hora

sin que lo manifestéis;

cristianos, ¿dónde hallaréis

otra prenda más preciosa? Oh VIRGEN...

Vuestros ojos son luceros

que convidan al viviente

a que pase diligente

el corazón a ofreceros;

lleguemos, pues, los primeros,

pidamos, Reina Piadosa.

Oh VIRGEN...

Del enfermo peligroso

sois especial medicina

que la Majestad Divina

aplica al hombre piadoso;

por amor tan prodigioso

rogamos, Virgen gozosa. Oh VIRGEN...

De cualquier enfermedad

sois Vos la libertadora,

del triste Consoladora

con admirable piedad;

por vuestra amable bondad

que ejercéis tan cuidadosa. Oh VIRGEN...

Consuelo sois de afligidos,

de cautivos redención

y vuestras pisadas son

vía recta de perdidos;

seamos, pues, conducidos

a vuestra patria dichosa. Oh VIRGEN...

En toda necesidad

de la Salud Virgen pura

escudo y torre segura,

mi Reina, sois en verdad;

sois con toda propiedad

Madre la más cariñosa. Oh VIRGEN...

En cuantas necesidades

tus devotos te han buscado

en tantas han encontrado

prontísimas tus piedades;

más que nuestras voluntades

saben pedir; dais ansiosa Oh VIRGEN...

Todas las calamidades,

. trabajos, penas, desdichas

convertís en nuestras dichas,

gozos y felicidades;

por tus liberalidades,

que nos dispensáis celosa. Oh VIRGEN...

Vuestros favores, Señora,

nadie los puede contar,

pues los vemos dispensar

muy grandes a cada hora;

y así clamamos ahora

Clementísima, Piadosa. Oh VIRGEN...

 

VOLVER

 

 

DETALLE DEL RETABLO Y DE LA  ANTIGUA VIRGEN DE LA SALUD

 

 

Detalle del antiguo retablo y Virgen de la Salud, que fueron pasto de las llamas en el incendio de la noche del 16 al 17 de agosto de 1917, coincidiendo con la celebración de las fiestas patronales de San Roque, tomado del libro de José Ángel Rivera de las Heras que se titula ESTAMPA RELIGIOSA POPULAR EN LA PROVINCIA DE ZAMORA y la gravo Luis Banzo en Roma en 1852, la titula " VERDADERO RETRATO DE LA MILAGROSISIMA IMAGEN DE MARIA SANTÍSIMA DE LA SALUD, el cual me ha hecho llegar Zoela.

 

VOLVER

 

 

 

A la Virgen de la Salud patrona de Aliste

(Redacción por la niña Adelina F. en el año 1958)

 

Hace bastantes años se venera en la iglesia del convento de S.

Francisco la tan renombrada imagen de la Virgen de la Salud adorara en todas la tierras de Aliste, Alba y Tabara a cuya fiesta acuden los pueblos del parido con sus sacerdotes a la cabeza a postrarse de hinojos ente la Madre Hermosa, a los pies de la Madre Piadosa verla descender desde su trono de gloria a la carroza triunfal, llena de fragantes flores, de sedas vaporosas, de perfumes delicados y del humo del incienso.

 

Las esquilas de oro que revolotean locas de amor al acercarse a ella la mas Hermosa de las estrellas que adornan el firmamento.

 

Y en el instante sublime de entrar María en su carroza resuenan mil voces emotivas que repercuten hasta en los últimos ámbitos de Templo.

 

¡Oh Virgen de la Salud!

Entonan las gargantas de las señoritas alistanas.

¡Sed nuestra Madre Piadosa!

Contestan las mujeres de la gabacha y el mateo.

¡Sed nuestra Madre Amorosa!

Suplican los campesinos de la montera y el calzón.

¡Oh Virgen de la Salud!

 

 

Gimen los niños con ternura, aferrados a las manos de su primogénita y no parpadean absortos ante la sonrisa angelical del Niño Dios que en brazos de su Excelsa Madre, viene a juguetear con ellos y extiende sus bracitos.

 

La gente se hinca en tierra y de todos lo ojos se desprenden perlas que se deslizan incoscendentes por las arrobadas de los fieles.

 

¡Dichoso el pueblo que sabe llorar!

 

Nunca es mas grande el hombre que cuando se le ve de rodillas ante el altar de Jesús y María.

 VOLVER



0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info