ACEPTAREn aliste.info utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página. más información
Qué lugares hay de interés en tu pueblo?

Añade uno
Descargate el PDF gratuito de ADATA
con la guía de setas.





aliste.info en facebook

Siguenos en:
http://facebook.com/aliste.info

aliste.info en google+

Siguenos en: https://plus.google.com/113384361826438383797

aliste.info en twitter

Siguenos en:
http://twitter.com/alisteinfo

aliste.info en youtube

Siguenos en:
http://youtube.com/alisteinfo

TAGS: Curiosidades
28SEP2009

Fotografias para el recuerdo

Para ver las fotos ampliadas pincha con el ratón en le foto que desees ver.


En la trilla

0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Links
04SEP2007

Links

Figueruela de Abajo en Infonegocio
    Otra interesante web (y van dos) de este pequeño y bonito pueblo alistano


0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Curiosidades
13DIC2006

Fotografias para el recuerdo

Familia Fernández - Carretero



0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Curiosidades
30NOV2006

Fotografias para el recuerdo

De concejo

De ojeo del lobo



0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Geografía
17FEB2006

Vista aérea y datos

Figueruela de Abajo

Municipio: Figueruela de Arriba
Comarca: Aliste
Provincia: Zamora
CCAA: Castilla Leon

Altura Media del municipio: 783
Latitud en grados decimales: 41.867
Longitud en grados decimales: -6.45
Coordenada X UTM Huso 30: 213651
Coordenada Y UTM Huso 30: 4640811.9
Huso UTM: 29
Cuadrícula UTM: QG13
Latitud en grados, min y seg: 41, 52, 0
Longitud en grados, min y seg: -6, 27, 0
Código Ine: 49069
Hoja del MTN 1:50000 : 306

Ver imagen de satélite

 


Esta vista se pude ver en la siguiente dirección del Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación

http://sigpac.mapa.es/fega/visor/

podéis recorrer toda España a vista de pájaro.

0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Opinión
04SEP2005

Artículos, opiniones, noticias, etc....

Un Un zamorano en el Medio Oriente: Romualdo Fernandez Ferreria Misionero franciscano en Siria y Líbano: «La posición tan firme del Papa contra la guerra de Irak fue una bendición para nosotros»


«El muro construido por Israel siempre será un motivo de división, injusticia y conflictividad»
«En 45 años que llevo en la zona nunca he visto ninguna guerra pero sí he notado la tensión»


Romualdo Fernández Ferreira -Figueruela de Abajo, 1937- es «hijo de la guerra», pero un hombre de paz. Actualmente es el único religioso español que ejerce su misión eclesial en Siria, Líbano y Jordania. Salió del pueblo en el año 1950 y sus retornos han sido ocasionales porque su vida está en el Medio Oriente, ahora entre Siria y Líbano. Hombre culto y sencillo, este fraile franciscano conoce muy bien la realidad de una zona marcada por el conflicto. Y con total clarividencia confiesa sus prácticamente nulas esperanzas de paz.
Romualdo Fernández Ferreira se formó como fraile franciscano en Granada. Estudió Bachillerato en Martos (Jaén) y cursó sus primeros años de Teología y Filosofía en Chipiona hasta que en 1960 se marchó a Jerusalén, donde completó los cursos regulares de Teología para ordenarse de sacerdote en 1963. En Jerusalén estudió los años que le quedaban, alternando Ministerio y estudios arqueológicos, bajo la dirección del Instituto de Estudios Bíblicos de la Flagelación. En 1965 se fue al norte de Siria, cerca de Alepo (la zona con más proporción de cristianos), donde estuvo doce años. Después se fue a El Cairo, donde permaneció 15 años para retornar a Damasco, su actual destino, en el Santuario de la Conversión de San Pablo.
- ¿Cómo se fraguó esa opción por la vida religiosa?
- Cuando el chico llega a sus doce años hay una inquietud y, ayudado por otros compañeros, nos fuimos tres entre Figueruela de Arriba y Figueruela de Abajo. La opción por los franciscanos fue porque había religiosos del pueblo de esta misma Orden que estaban en esa misma provincia de Granada. Por lo tanto, ha sido casi ocasionalmente.
- ¿Qué caminos le llevaron hasta Jerusalén, donde inició su misión por el Medio Oriente?
- La provincia de Granada junto con la provincia franciscana de Santiago de Compostela tiene ya un encargo plurisecular de servir las misiones franciscanas de Marruecos y Tierra Santa. Las dos necesitan religiosos y hay una tradición de que los franciscanos la sirvan. Tierra Santa es una provincia franciscana internacional y España, de un modo especial con las monarquías aunque con todos los gobiernos en general, pedía la presencia de religiosos franciscanos en Tierra Santa hasta 1980.
- ¿Cómo fue ese primer contacto con Jerusalén?
- Los primeros meses fueron muy especiales. Llegué hablando solamente castellano y allí los franciscanos se comunicaban en italiano básicamente. Poco a poco fui aprendiendo el italiano, luego el francés e inicié, con mucha dificultad, el estudio del árabe. Estando en el Medio Oriente hay que hablar el lenguaje del pueblo. En Jerusalén tuve poco contacto porque con los estudios y la pastoral casi no ejercía, pero en Siria si se quiere nadar hay que meterse en el agua, y el árabe es absolutamente necesario.
- Jerusalén fue entonces una etapa de estudio más que pastoral.
- La primera etapa en Jerusalén fue sobre todo de formación. Los franciscanos tenemos una norma general por la que hay que hacer un año en la iglesia central de la Custodia de Tierra Santa de servicio en la Basílica de la Resurrección o del Santo Sepulcro. Se trata de un Santuario muy especial que es compartido con otros cristianos, especialmente con griegos ortodoxos, armenios etc. Allí estuve de 1963 a 1964 y coincidió la visita del Papa Pablo VI en el primer viaje que hizo al extranjero.
- ¿Cómo se concilia toda esa amalgama?
- Este es el valor más grande de este pueblo. El difunto Hafed el Assad fue quien mejor amalgamó en una paz interna bastante fuerte la idea de todos para la nación y cada uno para su Dios. Es el ideal de una nación, de una cultura, de una historia. Todos lo sienten, musulmanes y cristianos.
- Un ejemplo para los países del entorno tan carentes de ese espíritu de tolerancia.
-Es un ejemplo, y no es de estos últimos tiempos sino que el carácter sirio es conservador y actual. Es tenaz en conservar todo lo que lo define, lo que han vivido, y al mismo tiempo actual.
- ¿No existen integrismos?
- Hay poco. Y el poco integrismo, sobre todo en lo musulmán, se puede decir que viene de fuera. El gobierno de Hafed el Assad dominó bien a los grupos integristas, y aún se domina porque la mayoría del pueblo los rechaza. Así han convivido tantos siglos entre ellos sin tener la necesidad de borrar a ninguna minoría del mapa.
- ¿Cómo se está viviendo el terrorismo creciente de células musulmanas, ahora extendido a occidente?
- Naturalmente este es un problema que afecta profundamente a Siria. El problema que más ha asolado es el palestino, que siempre ha estado muy presente. Siria, junto con Líbano, es de los pocos estados limítrofes que aún no han reconocido a Israel -Egipto o Jordania sí-. El problema palestino es uno de los motivos que impide el progreso de estos pueblos. Siria está involucrada en el problema palestino porque en 1967, en la Guerra de los Seis Días, los judíos invadieron una parte del territorio Sirio (los Altos del Golán).
- De Siria saltó a Egipto, a la gran ciudad de El Cairo. ¿Qué cuenta de esa experiencia?
- Estuve en Egipto entre 1977 y 1992, de ellos doce años en El Cairo. La diferencia con Siria es enorme. El modo social, de las casas, de las calles... Es algo que si uno no lo ve no lo puede imaginar. Llevas a personas a visitar ciertos barrios y se quedaban sin habla de ese modo tan especial de vida. En Egipto no vi el hambre, allí vivían con necesidades muy mínimas y con una alegría de vivir espantosa. La relación del bienestar y del ritmo normal de vivir es muy relativa.
- Pero en Egipto la situación cambia en cuanto a la influencia del integrismo ¿no?
- Muchísimo. En estos quince años pudimos notar el aumento; cuando llegué casi era mínimo y vi una evolución muy fuerte del integrismo musulmán. Fueron muchos los enfrentamientos entre comunidades musulmanas y cristianas (coptos), y allá casi me vi yo también varias veces.
- ¿Casi o llegó a vivir la agresión directamente?
- Viví casi físicamente la agresión. Yo hablo del tiempo de Anuar el Sadat, que fue cuando empezó a fraguarse. La Iglesia era el punto de referencia de los cristianos y cuando el ambiente estaba caliente vivíamos situaciones casi de lucha. Ahora, como decía al principio, yo no asistí a ninguna lucha de tiros ni en plan político ni en plan religioso.
- ¿En alguna ocasión ha temido por su vida?
- Nunca. Ni he temido ni tengo miedo.
- ¿Qué esperanzas quedan de lograr un entendimiento en países tan enfrentados por la religión?
- Para mi el diálogo de religión no vale. Yo querer demostrar a un musulmán que estamos en la verdadera fe no vale, como que un musulmán me lo demuestre a mi. Hay muchos puntos que son completamente irreconciliables. Yo parto de los derechos humanos, que ellos no los conciben como nosotros. Ellos creen que son los que la religión musulmana te da y esto es lo que tienen que trabajar todos los que están involucrados en un diálogo positivo, ya sea social o de buena vecindad. Yo te respeto y tú me respetas.
- ¿Estamos hablando de la ahora tan comentada alianza de civilizaciones a pequeña escala?
- A pequeña y grande. Esto de los derechos humanos es la vía y no hay más. Con la religión no se puede llegar a un entendimiento. Pero sí pensando; tú para tu Dios yo para mi Dios y los dos, compañeros, procuremos vivir lo mejor posible en este mundo. Esa alianza de civilizaciones, que aquí propugna el presidente Zapatero, yo creo que no es real. La alianza de culturas no va al núcleo de la cuestión. Yo voy como un agnóstico, pero ellos vienen como un creyente y ahí están las leyes islámicas, y entonces uno irá por arriba y el otro por abajo. Mas que alianza de culturas es una alianza de descubrir el hombre, y eso son los derechos humanos. Y hay que demostrar que estos derechos humanos no atacan su religión sino que casi cimientan más aún todo lo que son derechos de religión. Hay que concienciarse de que los derechos humanos son universales y que se pueden perfeccionar. Y dar a cada uno lo que cada uno debe tener, incluida la libertar de religión.
- Lo dice un cristiano que vive entre musulmanes
- En el Medio Oriente siempre hemos tenido la Iglesia para asistir, no para convertir. Y esto es lo que nos ha acompañado a los franciscanos de Tierra Santa en todas nuestras misiones. La Iglesia es para los cristianos, pero la escuela y el dispensario es para todos.
- ¿Ahora en Damasco que hace?
- Soy director del Santuario de la Conversión de San Pablo; estamos en un sector turístico-religioso. La Iglesia recibe peregrinos; el turismo y la peregrinación en Siria se confunden. Otra misión es ayudar a la parroquia, y como el Obispo reside en Alepo, yo soy su representante en la zona sur.
- ¿Y le queda tiempo para sus investigaciones sobre arqueología cristina?
- En el tiempo libre me ocupo de descubrir cosas, sobre todo en el norte de Siria. Hay identificados más de 500 lugares donde se conservan restos cristianos visibles, sin necesidad de excavaciones, y hay pueblecitos aún intactos abandonados en los siglos X-XI y que conservan toda su estructura del siglo VI. Es el único lugar del mundo donde se puede palpar la cultura del siglo VI en una realidad práctica y conocer cómo podía ser un pueblecito de entonces.
- ¿Cómo ha vivido desde allí la guerra de Irak, desde un país cuestionado por Estados Unidos por sospechas de que pudiera albergar a terroristas?
- La guerra la hemos vivido y en Siria claro que ha influido. Pero todo lo que se dice de Siria de que han pagado a los terroristas, eso hay que tomarlo con mucha prudencia, porque Siria e Irak han sido enemigos y desde los años 70 no han tenido relaciones. Pero la guerra sí ha condicionado hasta el punto de que al menos 30.000 refugiados iraquíes han llegado a Damasco después de la guerra, cuando han empezado las represalias entre los iraquíes. El éxodo ha sido enorme.
- ¿Cómo se ha absorbido a toda esa población?
- Ese es el problema, y no han tenido ayuda internacional. Vienen casi personalmente con sus ahorros. El alquiler de las casas se ha disparado... Es un problema que no sé cómo la sociedad internacional no se ha dado cuenta.
- ¿La intervención de Estados Unidos ha contribuido a pacificar la zona o por el contrario ha dado mecha al polvorín?
- Pues pacificar por ahora no. En el futuro no se sabe. Nosotros allá como iglesia nos asociamos completamente al Gobierno en el sentido de que se quería evitar la invasión. El gobierno lo juzga como un país árabe-musulmán y aunque Siria e Irak eran enemigos, al atacarle somos hermanos. Y nosotros como Iglesia naturalmente seguíamos al Papa, que para los cristianos del Medio Oriente fue una bendición la posición tan firme y tan contundente que Juan Pablo II tuvo de oposición a la guerra, incluso oponiéndose a EE UU. Eso influyó en una simpatía del mundo cristiano ante los grupos terroristas musulmanes. Y quitando un pequeño paréntesis en Bagdag, que sufrieron ciertas persecuciones, pues han resistido bien. Gracias a la posición tan firme del Papa toda la nación siria estaba contra la invasión americana y nosotros participamos como Iglesia. Incluso como Iglesia se realizaron varias demostraciones contra esta guerra.
- ¿Qué cree que va a ser de Irak?
- El futuro para mi es bastante negro. Sería un punto muy crucial si Irak lograse hacerse con una Constitución y que todos los grupos la admitieran. Eso sí sería un paso adelante.
- Aquellos años la ciudad ya era un polvorín, ¿qué recuerda de esa experiencia?
- Cuando hice los estudios en Jerusalén la parte de la ciudad estaba dividida de un modo casi drástico; por un lado la ciudad nueva con los judíos, y toda la parte de la Palestina que no era Israel caía bajo el dominio del rey Hussein de Jordania. En esos cuatro o cinco años no tuvimos ningún contacto con los judíos, era todo con los árabes y de un modo digamos llano, de pueblo.
- ¿Se percibía estonces ese conflicto, ese clima de división entre la población?
- El conflicto lo vi nada más llegar a Jerusalén y ver la ciudad dividida. Desde nuestro convento veíamos la frontera, que es el muro antiguo de Jerusalén, del tiempo de Solimán el Magnífico. En ese muro veíamos a los soldados de una parte y de otra apuntándose, y entre los dos había unos doce metros de zona neutra.
- ¿Usted se ha visto implicado en algún altercado en la calle?
- Personalmente en todo el tiempo que llevo en el Medio Oriente no he visto ninguna guerra ni ningún conflicto. Ahora, sí he vivido el ambiente. El pueblo vive esos conflictos y de un modo especial las familias que tienen familiares allá donde se producen, y eso lo he vivido profundamente. Especialmente cuando se trata de las famosas guerras entre judíos y árabes.
- ¿Cree posible el entendimiento, la ansiada paz entre ambos pueblos?
- Muy difícil. Muy difícil porque aquí cuenta mucho la religión y cuenta mucho también la cultura, que son diferentes. Pero sobre todo es la religión. Lo vemos muy difícil, y en estos ya casi 45 años se ve que el problema va cambiando de modo, pero la base queda y casi diríamos que hoy está en un nudo de muy difícil solución.
- Sin embargo parece que se están dando pasos, como por ejemplo la retirada israelí de la franja Gaza o los esfuerzos internacionales, ¿tampoco alberga esperanzas en esos gestos?
- No lo creo. Se está produciendo la retirada de Gaza, pero ahí está el problema número uno del muro, que está ya casi terminado, y eso será siempre un motivo de división, de injusticia y de conflictividad. La solución es muy difícil porque son posiciones drásticas de unos y de otros. Naturalmente no todos los partidos tienen la misma agresividad, pero entre las dos partes existen ciertos partidos que llevan sus ideales al extremo.
- Resulta paradójico que un religioso admita que es la religión la fuente de los conflictos, ¿cómo lo puede usted explicar?
- Hablando de judíos y musulmanes no es raro, y esa es la raíz de todo. Y mientras no superen esta posición fundamental de religión, que religión entre los musulmanes es todo, es política, es vida social y es todo, entonces se lleva el conflicto hasta las últimas consecuencias, incluso a los actos terroristas.
- Que aumentan día a día...
- Esa es una espiral que conduce de unos a otros, y es muy difícil que puedan firmar una paz segura.
- Volvamos a su trayectoria misionera. De Jerusalén saltó a Siria, ¿cómo fue ese cambio?
- Pues el todo. Yo fui de un país árabe, y aclaro que árabe no es igual a musulmán. Musulmán se confunde en los árabes del norte de Africa, desde Libia hasta Marruecos, donde lo musulmán y el Estado son uno. Por ejemplo, en Marruecos no puede haber un ciudadano que no sea musulmán y en el Medio Oriente sí. Musulmán es el que cree y practica la religión, que es la mayoría; sin embargo, un árabe que no es musulmán puede ser judío, cristiano etc. Entonces yo iba de un país árabe a otro, donde la sociedad es diferente. La sociedad de Jerusalén y los hoy territorios ocupados es bastante diferente de lo que es el norte de Siria. Y la verdad es que yo me adapté con mucha facilidad, como me adapto siempre cuando cambio de ciudad, tanto en Egipto como en Siria como en Líbano.
- ¿Cuál fue su misión en Siria?
- De servicio de parroquias y de colegios. Nosotros en Siria tenemos el servicio de todas las parroquias latinas y empecé a servir en un pequeñito pueblo que entonces era la parroquia juntamente con escuelas.
- Supongo que era servir a una minoría absoluta.
- Evidentemente los cristianos son una minoría. En Siria tenemos trece parroquias diseminadas a lo largo de la geografía. Los cristianos originarios de Siria están divididos en doce grupos bien definidos que conservan las diferentes tradiciones y que han resistido las variaciones de los tiempos; y hoy es un mosaico rico e interesante de esta presencia que contiene las riquezas tradicionales. Esto da una idea de cómo es el carácter del pueblo sirio. Los musulmanes también conservan esta división, y podemos decir que en el mundo musulmán son bien característicos al menos unos ocho pueblos, siendo la mayoría los sunitas.


Figueruela de Abajo Irene Gómez en La Opinión de Zamora del día 04/09/2005


0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Curiosidades
18FEB2005

Fotos 2005


 

Iglesia de Santiago Apóstol


Palomar



0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Curiosidades
26OCT2003

El pueblo

Vista panorámica de las 2 Figueruelas



0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Fiestas
18JUL2001

Fiestas

Las fiestas patronales de Figueruela de Abajo, son el 25 de Julio -Santiago Apóstol- y el 26 de Julio -Santa Ana-.

Desde hace unos años se celebra el dia 18 de Agosto la fiesta de la Juventud.


0 puntos
(0 votos)


Escrito por ROQUE

+info
TAGS: Links
12JUN2001

Links

Figueruela de Abajo
    Historia, album de fotos, información del pueblo, sus fiestas, sus cosillas...


0 puntos
(0 votos)


Escrito por webmaster

+info
1|2
Anterior

|

Siguiente