ACEPTAREn aliste.info utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página. más información
Qué lugares hay de interés en tu pueblo?

Añade uno
Los últimos añadidos:
Descargate el PDF gratuito de ADATA
con la guía de setas.





aliste.info en facebook

Siguenos en:
http://facebook.com/aliste.info

aliste.info en google+

Siguenos en: https://plus.google.com/113384361826438383797

aliste.info en twitter

Siguenos en:
http://twitter.com/alisteinfo

aliste.info en youtube

Siguenos en:
http://youtube.com/alisteinfo

TAGS: Opinión
03ENE2007

Artículos, opiniones, noticias, etc....

MIS RECUERDOS DEL PUEBLO DE” FLORES DE ALISTE”.

 

El vínculo familiar entre Flores y Tolilla, es seguramente el más importante del flujo entre pueblos colindantes, desde el último tercio del Siglo XIX hasta por lo menos mediados del XX.

 Digo esto, en razón de lo conocido por mi en forma personal y lo escuchado por tradición oral, de mis mayores: Padres, abuelos y algún testigo memorioso.

 Según los archivos de mi memoria ( reductos especializados de neuronas del hipocampo cerebral, al decir de la neurobiología), puedo recordar los siguientes matrimonios, entre ambos pueblos, con la licencia de omitir alguno; sea por desconocimiento u olvido:

 Un hermano de mi bisabuelo materno Domingo Alvarez, se casó en Flores con la que fuera abuela de mi madre Balbina, conocida por mi de oídas, y denominada en familia como la abuela murgada (denominación zonal de hija única, quizá derivado del gallego ).

 De esa unión, nacieron en Flores los siguientes hijos: Juan Alvarez; Justina Alvarez; Sabina Alvarez; Isabel Alvarez; Dominga Alvarez. Luego viuda y casada en segundas nupcias, tuvo a Antonia ( creo que también Alvarez, pero sin seguridad).

 Creo recordar también, por escucharlo, que el señor Ángel González  (padre de Claudio, de Juan y Manuel, más dos fallecidos, todos nacidos en Tolilla) se casó con una moza de Flores ( nombre que no recuerdo) de apellido Salvador.

 Sin duda mi abuelo Francisco, se casó con la abuela María Fernández Vara, natural de Flores, avecindada en Tolilla, con los hijos: Lorenza, Gabriela y mi padre Pablo.

 Mi abuelo Simón, se casó con la abuela Justina (eran primos), en Flores (donde estuvieron un poco tiempo, alternado por el ir y venir mi Abuelo), nacieron: Juliana,  Florencio (fallecido de 5-6 años en Tolilla), Balbina ( mi madre) y Victorina. Mi abuela Justina, a quien no conocí, tuvo un accidente pelando hojas de un negrillo para los cerdos, resbaló y se fracturó la espina dorsal, accidente gravísimo entonces y ahora, falleciendo ( en Tolilla) por tal causa allá por los años 1911-1913, cuando mi madre tenía de 5 a 7 años, y mi tía Victorina de 2 a 3.

 El abuelo Simón, por consejo de su suegra ( la abuela murgada), se casó con Juana Ríos, también de Flores ( para mi la mejor abuela conocida) y avecindada en Tolilla. Tuvieron a los Hijos: Ángel ( fusilado por los falangistas en Octubre de 1936), Teodoro y Agustino.

 Juan  Álvarez, se casó  en Tolilla con su prima Martina, con hijos: Marciano, Antolín , Celedonio, Domingo e Isaac.

 El tío Vicente Cruz, de Flores, se casó en Tolilla (donde se avecindó) con Rafaela Pedrero. Sus hijos: Valentina, Andrea, Tomás, Anastasia, Dionisia, Paulina y Asunción.

 El 15 de Septiembre de 1940, creo recordar, se casó en Flores mi primo Domingo Casas  (hijo de mi tía Gabriela), con Agustina Salvador, hija de Antonia la tía de mi madre y del tío Pedro Salvador, familiarmente llamado el tío Pedrote. Afincados en Tolilla, tuvieron en el Pueblo a: Domingo, Antonia (mi ahijada), Amelia y Mercedes; luego en Zamora, a Ángel y otra chica que no recuerdo el nombre ( ambos nacidos años después de mi venida a la Argentina).

 Allá por el año 1944, se casó Domingo Cerdera  Ríos en Tolilla, con Paula Casas, habidos dos hijos: Celestino ( creo que casado con una moza de Flores, que vive en Tolilla) y una hija que no recuerdo el nombre.

 De manera que es claro el volumen de casamientos entre Flores y Tolilla, como se describe, pero con un camino de éxodo casi de una sola mano: de Flores a Tolilla a través de los muchos años . Desconozco si desde 1950 hasta la fecha, se han formalizado casamientos o convivencias, además de las  referidas.

 En esas épocas, antes de los años 1928/30, ambos pueblos tenían en común una carga negativa: “No tenían ni Escuelas ni Maestros”. A partir de esas fechas, Tolilla sí la tuvo nueva y bien equipada, con maestros en profusión y calidad, que permitieron a través de la instrucción pública, sentar las bases del leer para saber, que en pocos años delinearon una conciencia de la importancia del conocimiento, aunque fuera elemental.

 Los maestros (de Tolilla) desde el principio, por mi conocidos o referidos fueron:  Paramio; don Manuel; don Antonio; don Germán; don Maximino; doña Ramona ( la única mala maestra); don Jerónimo Jambrina; Wenceslao de Lober ( interino); don Manuel Martín ( Wenceslao, en otro interinato); don  Octavio; doña Adelina Yáñez; y, …otros. La semilla estaba plantada, desde el principio, pero esencialmente de 1930-1937 y 1939-1950 para cierta admiración y mucha envidia de la Zona; dado que el cultivo y la explotación del músculo, para el medio y su subsistencia, era más importante que el del cerebro en la lucha por la vida. Así eran las necesidades y los requerimientos de los pasados tiempos, no tan lejanos como pueden parecer, donde una cosa tan necesaria y normal como la luz eléctrica, era para el 95% de Aliste una “quimera”.

 Hecha esta red y semblanza parental, voy a tratar de hacer una somera descripción de mis recuerdos vinculados con Flores:

 El camino de Tolilla hacia Flores y viceversa, tenía la propiedad de ser un camino de rodera, de tránsito de caballerías y animales y, de viandantes a pie. En alguna época del año, no siempre, se podía ir en vehículo de tracción a sangre: las muy raras y escasas bicicletas, hasta avanzados los años 50.

 La salida natural de Tolilla, arrancaba de abajo el pueblo, por la calzada que pasaba por la Puente de Abajo (definición popular y tradicional) sobre el río Mena, curva hacía la izquierda sobre la Peña, luego a la derecha hacia el Carrascal, cruzando el arroyo del mismo nombre( con agua en invierno y seco en verano), pradera de los Campetes, con una cañada entre prados, luego con una calleja creo llamada de las Jaras y, enfrente  ya tierra de Flores, la empinada cuesta del Jaralón, con un sendero de repecho peatonal, apto para caballerías y caminantes, no para yuntas de vacas y carros, que debían hacerlo uno cientos de metros más arriba, de camino más ancho y de plano menos inclinado. En la cima del Jaralón, se cruzaban ambos caminos; si de a pie con o sin caballerías, se bajaba del cerro hacia un socavón profundo, con fuentes y manantiales, en los que abundaban las alrrabazas, el melujino y los berros para ensalada. Ese flujo de agua, servía también para el riego de huertas y cortinas, mediante las pozas de agua que se iban haciendo en la pendiente del recorrido.

 Si el viaje era con yunta y carro, el camino ( algo más largo) seguía un declive más suave, hasta que ambos de nuevo se encontraban en la cañada de entrada al Pueblo entre huertas y cortinas, asentadas en la ribera y valle del río Cebal que canalizaba las aguas de los Campos de Aliste, para unirse al  Río Aliste y al Mena en las proximidades de Gallegos del Río, que recibía además otro río que venía de Riofrío y Valer, rozando la vera del Pueblo.

 Aparte de las cortinas / huertas laterales a la cañada de entrada a Flores, a la izquierda estaba la Iglesia Parroquial, consagrada a la Asunción de la Virgen, Patrona del Pueblo. Colindante, estaba el Cementerio; ambos en un nivel más elevado, por accidente del terreno, al que se accedía por una pequeña cuesta. A metros comenzaba el casco urbano, con casas laterales a las dos arterias principales, a partir de la plaza simbólica del gran negrillo de gran umbría  ( tal vez desaparecido, por los años, o por las pestes que afectaron a esta clase de árboles).

 La calle más larga, discurría desde la entrada, pasaba por el lado izquierdo del Negrillo, y seguía su curso serpenteante hasta la barranca empinada que daba al puente, bien estrecho y medio peligroso, que cruzaba el Río hacia el lado donde estaba la ribera, que en tiempos ha se hacían las trillas y las eras.

 En lo alto de la barranca de la cabecera del puente, estaban medio colgadas las casas (con sus corrales, cuadras, pocilgas o cortejas, cabañales, pajares, graneros, etc.) de la tía Sabina ( era viuda), hermana de mi abuela Justina, y sus hijos, creo que tres varones y dos mujeres, más un nieto llamado (creo) Macario, hijo de la hija mayor. Me acuerdo de los nombres de Martín ( el buen sastre), de Carmen y creo otro llamado Isidro. De los otros, no recuerdo el nombre.

 También que Carmen había sufrido (unos cuantos años antes de venir yo a Argentina) de una artritis reumatoidea o reumática severa, que también había afectado, en menor grado a Martín ( el sastre).

 La otra casa colgada en la barranca, era la del tío Pedro Cerdera, casado con una hermana de mi abuela ( en el afecto) Juana y de la tía Catalina, que durante años fue acompañante del cura don Pablo ( hasta que éste murió), en Flores, el Castro de Alcañices y Sejas de Aliste.

 Uno de los hijos del tío Pedro, es el que se casó con Paula Casas de Tolilla. Y, todos los hermanos Cerdera, primos de mis tíos Ángel, Teodoro y Agustino, habidos en el segundo matrimonio de mi abuelo Simón.

 Por la misma calle, pero en retorno hacía el Negrillo, estaba la casa, con todos sus complementos y accesorios, del tío Pedro y la tía Antonia, con tres hijas: Casimira, emigró a la Argentina (la conocí aquí); Justa y Agustina, ésta casada con Domingo Casas de Tolilla, como consta con anterioridad.

 Del Negrillo ( punto referente), en dirección a Gallegos, casi en paralelo, estaban casas y anejos del tío Pepe y Familia, sobre mano derecha; por el lado izquierdo, la  del tío Fermín, lindera con la del tío de mi padre, Juan Garrido, el Herrero, casado con una hermana de mi abuela María, con varios hijos, de los cuales vinieron tres para Argentina(él en 1947 también emigró a Argentina):Isabel, Ángel y otra que no recuerdo el nombre. En España quedaban además Matías y Familia, y creo dos o tres más, que recuerdo facies, pero no nombres.

 Un poco más abajo, en la misma línea hacia Gallegos por el curso del Río, estaban del lado derecho las casas y sus complementos, de la cuñada de mi abuelo Simón, ex-cura Catalina y, la de la tía Isabel ( tía de mi madre) y Pascual, con tres hijos y una hija; el mayor Vicente, del resto no recuerdo los nombres.

 A pesar de las relaciones de parentesco, con Flores no había una fluida comunicación. Me parece que la causa eran las fechas de las Fiestas respectivas, dado que las mismas eran esenciales en la confraternización de parientes y amigos.

 La de Flores, la seguían celebrando el 15 de Agosto ( sin cambio a otra fecha más propicia), época crítica por el apogeo de la trilla y faenas complementarias, que dificultaban enormemente la asistencia a las celebraciones. El no asistir de los unos, vallaba la asistencia de los otros, de manera que de hecho se iban produciendo distancias afectivas personales, que el parentesco no puede suplir por sí. Además tengo la sensación, que la de Flores era una sociedad más cerrada y menos instruida; no por falta de capacidad ¡ por favor ¡ Sí por la falta de los medios (Escuela-Maestro), que Tolilla por suerte, visión y deseo pudo instrumentar en forma razonable para su medio y su tiempo.

 En lo personal, tengo un remoto recuerdo de Flores, estimo que de dos años de edad. Había un pariente o parienta ( no sé quién) de mi padre que se casaba y lo habían invitado a la boda y, naturalmente me llevó de escudero, en esas edades que los padres gozan de exponer las monerías y habilidades de sus hijos. Al parecer era aficionado al baile ( de más grande sí lo era), y no sé cómo ni porqué, me veo en tinieblas ( un viejo vídeo cerebral) bailando encima de una mesa ante los concurrentes, sin mayores precisiones.

 El vínculo más fluido, en las no muchas visitas a Flores, era con el tío Pedro, la tía Antonia y sus hijas Justa y Agustina.

 También lo era con el tío Juan Garrido, el Herrero, en términos de herrar cholas y aguzar rejas de los arados. Él, siguiendo la tradición afectiva que tenía con mis abuelos paternos, venía a la Fiesta de Tolilla ( hasta 1947 que emigró), aún en épocas de la ausencia de mi padre, preso por republicano y socialista, de 1937 a 1941.

 El vínculo con los tíos Pedro, Antonia y Familia, se potenció a partir del casamiento de Agustina con mi primo Domingo Casas ( hijo de Gabriela la hermana de mi padre, Pablo), al que yo asistí con 11 años, en representación de la  Familia, como queda dicho el 15 de Septiembre de 1940.

 En la celebración de la misa de esponsales, a la que asistí, se produjo mi segunda y última visita a la Iglesia. La primera debe haber sido, cuando se casó el pariente del relato anterior, lo recuerdo tan confuso como   el  “baile en la mesa”, con más de 70 años de archivos mentales sin abrir.

 En la boda de Agustina y Domingo, entre otras cosas, recuerdo que un primo del tío Pedro, que había estado en los EE.UU, volvió a España y se casó con una manchega de Alcázar de San Juan ( Ciudad Real); tenían una pequeña hija y, solían venir de vacaciones veraniegas. A la sazón estaban en Flores, invitados al casamiento, con posesión de una gramola o gramófono,  un buen surtido de discos de música para bailar, y sobre todo, el crítico stock de púas para reproducir discos, que requerían una cada dos o tres.

 Entre las canciones, estaba el bayón del Negro Simón: “Ahí viene el negro Simón/bailando alegre el bayón…”, que recuerdo bailaba con la niña del matrimonio que tendría 3 ó 4 años.

 La fiesta de bodas duró hasta el 16. El 17, el equipo , entre los que estaba, se fue de vendimia a la viña del tío Pedro, finca que estaba en la solana del cerro que separa los términos de Flores y Valer, en forma perpendicular al margen izquierdo del curso del Río. De vuelta a casa, la comida de carne guisada con patatas, había sido sazonada por el tío Pedro con abundante guindilla, de manera que era un sufrir de boca y un sudar especial por el picante.

 Por la tarde solo de vuelta a Tolilla, desandando el camino que había hecho el 15 de Septiembre de 1940 por la mañana bien temprano. Los recién casados, el día 18 se presentaban en su nuevo estado social en la Fiesta de Lober, que celebraban los días 18 y 19 de Septiembre de cada año.

 También quiero recordar, que en el encarcelamiento de mi padre Pablo, que había sido Alcalde del Ayuntamiento de Gallegos del Río  con la República ( se salvo del fusilamiento por milagro), dos de los testigos que ratificaron denuncias del Secretario del Ayuntamiento contra él, eran vecinos de Flores     ( como consta en los expedientes) ; vecinos que no voy a nombrar, dado que nominarlos sería demasiado para los merecimientos, y todo como es el caso, lo termina cubriendo la tierra. Las falsas acusaciones y mentiras también.

 Vosotros seguramente no me conocéis, como yo tampoco conoceré a la mayoría, aunque sí al tronco de vuestras Familias. No obstante, dejo constancia que el 50% de mi herencia genética es de Flores: Mi madre Balbina, nació en Flores y la madre de ella también; mi padre Pablo tuvo la madre nacida en Flores, de manera que hay muchos y fuertes vínculos de sangre.

 Tengo buenos recuerdos de casi todas las Familias, honestas, trabajadoras, solidarias y afectuosas ¡ Muy buena gente…!

 Deseo a todos los originarios de Flores, en el pueblo o en cualquier otras latitudes geográficas, que tengan un Saludable y Venturoso Año 2007, vecino que nos acompañará por 365 días. De manera que sería muy bueno, que por estas fechas más o menos, nos encontremos de nuevo para pedir por el 2008.

 ¡ Hasta la próxima, amigos…!

  

NOTAS: Probablemente no volví a Flores desde mediados de los años 40, de manera que 65 ó 66 años, son muchos años. Si a esto le agregamos, como dije más arriba, que la comunicación bilateral entre las gentes de los Pueblos no era muy fluida ni en lo formal ni en lo emocional, se produce cierto desinterés psicológico en archivar memoria, que a niveles consciente o subconsciente, se considera que “no va a ser utilizada”.

 Incluso, al no haberse producido en tantos años la chispa de la evocación y del recuerdo, se va acumulando una sedimentación difícil de remover en forma rápida, sin una rehabilitación adecuada de estímulos.

 En mis viajes a España, familiares, profesionales o de negocios de 1974-1982-1983-1985-2004, que sí anduve por Tolilla, aunque me hubiera gustado, no alcancé a visitar a las gentes de Flores.

  Verano del Hemisferio Sur. Buenos Aires, Capital de la Argentina, a los 30 días de Diciembre de 2006.

 

 



0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Geografía
18FEB2006

Vista aérea y datos

Flores

Municipio: Gallegos del Río
Comarca: Aliste
Provincia: Zamora
CCAA: Castilla Leon

Altura Media del municipio: 710
Latitud en grados decimales: 41.75
Longitud en grados decimales: -6.183
Coordenada X UTM Huso 30: 235307
Coordenada Y UTM Huso 30: 4627000.2
Huso UTM: 29
Cuadrícula UTM: QG32
Latitud en grados, min y seg: 41, 45, 0
Longitud en grados, min y seg: -6, 11, 0
Código Ine: 49087
Hoja del MTN 1:50000 : 339

Ver imagen de satélite
 


Esta vista se pude ver en la siguiente dirección del Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación

http://sigpac.mapa.es/fega/visor/

podéis recorrer toda España a vista de pájaro.

0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Arquitectura
21JUN2005

Iglesia

Iglesia de Santa María

 

 

Es un templo del siglo XVII, procedente según cuentan de un monasterio que hubo en un castro cerca del pueblo, nos señalan que esta iglesia esta orientada hacia el poniente y no como el resto de las iglesias de Aliste que lo hacen al oriente.

 

El retablo mayor es barroco y tiene don tablas pintadas, del siglo XV

 

La Ascensión del Señor

La venida del Espíritu Santo



0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Curiosidades
05MAY2005

El pueblo

La localidad de Flores de Aliste está situada en los márgenes del río Aliste.

Es una localidad de unos 50 habitantes que se llega hasta a duplicar en los meses de verano.

Perteneciente al ayuntamiento de Gallegos del Río.

Goza de una población dedicada en su mayoría a la cría de ganadería y agricultura de minifundios de secano y pequeñas huertas unifamiliares de cultivo de verduras y hortalizas.

Entre las explotaciones de ganadería destaca la crianza de avestruces así como ganado bovino, ovino, porcino y asnal.

Destaca entre su arquitectura típica un molino de agua.

Posee tejados de lonja, pajares y casas de piedra labrada... y una iglesia del s.XVII, la cual conserva restos de un antiguo convento enterrado, de la orden de los Jerónimos. Este convento desapareció debido a la desamortización S.XVIII, sus monjes fueron perseguidos y poco a poco desapareció.

La vegetación es la típica de la zona con un paisaje muy abrupto, abundancia de árboles de hoja caduca como es el caso de chopos, alisos y fresnos.

También es muy típico los árboles frutales como “manzanales” (manzanos) brúñales, cerezos, perales, nogales...en sus huertas.

Merece la pena su visita, sobretodo en temporada primaveral, puesto que sus campos se llenan de una alfombra floral de jaras, escobas, cantuesos (flores de S. Juan),urces,etc.

Entre sus enseres y recuerdos añorados atrás se quedan aquellas tardes de pesca de cangrejos y ranas, pues la entrada de lucios acabó con todos ellos; pero aún el río trae barbos, bogas y otros tipos de pesca de aguas dulces.

Entre su fauna, además de la ya citada piscícola, se pueden encontrar todo tipo de aves destacando sobretodo las cigüeñas; y hasta jabalíes, lobos, aves rapiñas...

Cabe destacar la cultura ancestral que sus gentes poseen y sus usos tradicionales.

 



0 puntos
(0 votos)


Escrito por CALAiTO

+info
TAGS: Fiestas
28JUN2001

Fiestas

Patron/a

Fecha

Ntra Señora de La Asuncion

15 de Agosto



0 puntos
(0 votos)


Escrito por Raquel

+info