ACEPTAREn aliste.info utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página. más información
Qué lugares hay de interés en tu pueblo?

Añade uno
Descargate el PDF gratuito de ADATA
con la guía de setas.





aliste.info en facebook

Siguenos en:
http://facebook.com/aliste.info

aliste.info en google+

Siguenos en: https://plus.google.com/113384361826438383797

aliste.info en twitter

Siguenos en:
http://twitter.com/alisteinfo

aliste.info en youtube

Siguenos en:
http://youtube.com/alisteinfo

TAGS: Opinión
08ENE2007

Artículos, opiniones, noticias, etc....

MIS RECUERDOS DE FORNILLOS DE ALISTE

 

  En algún artículo he dicho por ahí, que en Aliste había dos acontecimientos comarcales de atracción: Uno, las fiestas patronales de los pueblos colindantes o de cercanías, que convocaban a la juventud ( a los de la edad moza).Otro, la celebración de las ferias para la compra y venta de productos de la agricultura, o de la moviente ganadería.

 A tales efectos, los de compraventa, Fornillos tenía instituida la Feria del día Ocho de cada mes, durante todos los meses de año.

 Si bien yo había pasado alguna vez por el pueblo, carretera de Alcañices a Zamora, que lo pasa apenas por un recodo lateral, en la Feria y el predio ferial propiamente dicho, no había estado, hasta que en compañía de mi madre Balbina Álvarez Álvarez , fuimos en Abril o Mayo de 1938.

 Si bien  la feria era de carácter general, las ofertas y demandas tendían al ganado lanar, a los productos frutihortícolas, granos y animales de granja.

A la sazón, nosotros habíamos llevado patatas y legumbres secas ( alubias blancas y fréjoles colorados).

 La primera gestión, era pagar la alcabala (tributo, impuesto , tasa, etc.), que era el derecho a estar y ocupar un lugar en el predio ferial, exponer y ofrecer los productos en venta; de manera que era un derecho de uso del lugar público que pertenecía al pueblo, y pagaban los feriantes vendedores por el día de feria.

 En ese tiempo funcionaba la llamada Fiscalía de Tasas, organismo oficial de control de precios oficiales y agente de compras en la logística alimenticia de la época, en plena Guerra Civil de 1936 a 1939 (2).

 De manera que la venta se perfeccionó a través de ese sistema, que era monopólico, sin el juego oferta/demanda de períodos normales.

 Parte del líquido de la venta, mi madre lo usó en compras muy necesarias para la casa, en el comercio llamado Colino (creo que era el nombre del dueño o propietario), que estaba sobre la carretera Zamora-Alcañices, en lugar estratégico, bien surtido y diversificado para las demandas habituales o circunstanciales.

 Nuestro medio de transporte eran dos burras: La nuestra cardona, la de mi abuelo Simón negra. Ambas de gran fuerza y prestancia, para llevar costales y alforjas en viajes de ida y aliviar los de vuelta.

 Yo tuve bastante tiempo para hurgar y meterme por todos los rincones feriales, y estar un buen rato sobre la carretera, para ver y sentir la emoción de algún auto que pudiera pasar, pero la verdad no tuve suerte, no pasó ninguno a pesar del tiempo de espera; que por otro lado, visto el momento señalado a casi 69 años, lo sucedido era lo normal.

 Ese mismo año, o tal vez el siguiente, también en primavera acompañé a mi abuelo Simón Álvarez, con un  hatajo de corderos y borregos para la venta, objetivo que se cumplió en horas del pasado mediodía.

 Sí me llamaron la atención, unos molinos de viento, o mejor unas aspas que giraban con el viento, cuando se ponían de cara a él; que era una pequeña tablita pintada, con un agujero en el medio, sostenida con una punta (clavo para madera), que oficiaba de eje, clavado en un palo más largo para levantar y recibir mejor el viento.

 La maderita tendría unos 20 centímetros de largo X 4 de ancho X 1 de espesor, con el agujero en la mitad. En las puntas, un trozo de cartulina de color de unos 8 X 5 centímetros pegados con cola (1) en cada punta en forma invertida .De manera que madera y cartulina, formaban una Zeda o Zeta, que frente al viento, giraba sobre la punta (clavo) que servía de eje y la sujetaba al palo más largo, con un soporte separador, entre la tablilla y la cabeza de la punta, y entre aquélla y el palo largo.

 El juguetito original ( de artesanía casera) valía pocos céntimos, quizá un par de reales, pero yo no los tenía; de manera que me tuve que conformar con verlo y observarlo. La observación atenta ( en la vida he sido bastante curioso y buen observador silencioso), me permitió poder hacer mis propios molinos de viento, con el tiempo más grandes de aspas, con dos y tres Zetas ( o Zedas) cruzadas, con ensamble para el uso del mismo eje.

 El primero lo hice con unas cañas ( no huecas) de masa entera pero blanda, de fácil labrado con navaja, que se daban entre los gamonales de las praderas del Campo de Tolilla, cercanas a la Peña el Campo y los Carrascones. Pero ojo, nadie piense que tal manualidad requería de artes especiales, ni nada por el estilo; aunque íntimamente pudiera pensar, con mis pocos años, que era tan importante como construir la catedral de Burgos o León, que dudo ( seguro que no) conociera ni en fotografía.

 El camino de Tolilla a Fornillos, de rodera y caballerías, era de salida por el Campo, en línea recta sin subir por el Ramajal, se entraba en terreno de Lober hacia la Fuente Ferrada , su arroyo, por prados y vega, por la parte de abajo del Campetón, que cruzando la calleja de unos prados, pasaba  hacia la vertiente de la sierra y majada común a Ceadea y Mellanes, para pasar luego a ser de Ceadea Samir, continuar como Samir Fornillos y, luego término de Fornillos.

 Se podía pasar por las afuera de Samir ( nombre de origen bien árabe), lo más común, donde había una fuente de manantial natural que surgía en la base. También se podía seguir por la falda de la sierra indicada, hasta la concurrencia de ambos caminos, en la cima de la sierra, que a cientos de metros servía de atalaya para avistar la torre de la iglesia de Fornillos y su poblado. No estoy seguro si tenía fuente de chariz ( denominación común en la Comarca al agua entubada con salida por caños, con presión o simple gravedad ) con su pila de cantería, para que las vacas y otros animales bebieran.

Sí me parece recordar, que en Fornillos había muy buenos artesanos (canteros) en el labrado de la llamada piedra  de cantería (cuarzo feldespato y mica ) , muy usada en marcos de portales, entradas de casas, o dinteles y jambas de grandes ventanas; en general con motivos diversos y molduras muy bien labradas

 La sierra referida, del lado de Occidente, abundaba en robles y sus matas; mientras que en la cima y en la ladera, abundaban las urces o brezos, especie de matojos achaparrados rastreros, de gruesas y duras raíces, muy aptas para la lumbre, por su poder calórico, de fácil encendido y larga duración. De ellas se obtenía un carbón de óptima calidad para los fogones de las fraguas; y, creo tenía buen uso en estado natural, para cocer las tejas en los tejares de Ceadea, con las rozadas de jaras y otros complementos.

 La distancia desde Tolilla de Aliste, por el camino de rodera y caballerías especificado, era del orden de los 10 kilómetros. Algo parecido a la carretera secundaría actual: Ingreso por el ramal a Gallegos del Río (entre Fornillos y Ceadea) que da a la de Zamora Braganza; a la altura del término de Lober, rumbo a la izquierda pasando por orillas de Lober.
Otra vía es Tolilla, Rabanales, Alcañices, Zamora; mejor carretera, pero camino más largo.

 Aunque no lo sé con exactitud, es de suponer que Fornillos desde los años 1960, ha seguido el camino del éxodo hacia los países europeos, primero; luego hacia las zonas de España que han demandado mano de obra, en general no especializada, propia de toda la Comarca de Aliste, que sin embargo tienen una capacidad de adaptación y un deseo de aprender y ganar por méritos propios, envidiable y para imitar.

 Pero todas las comarcas de España, que han sido sobrevivientes en la lucha por la vida, propia de la” evolución de las especies “ y dejadas de la mano de Dios, que es decir olvidadas  a su suerte por los gobiernos y sus políticas, están reivindicando su herencia genética, con un potencial en curso de ejecución, que llegará a los niveles de iguales entre los mejores, en muchísimo menos tiempo, de los que pasaron en la retaguardia de la cola de oportunidades.

 Pero no me cabe ninguna duda, que aún triunfantes en cualquier latitud, no se olvidarán de las raíces de Aliste en general y de Fornillos en particular. Todo esto no es retórica; es un sentimiento, del que participo en primera persona, a pesar de estar ausente desde hace casi 56 años, a unos 10.000 kilómetros en dirección sureste del Hemisferio Sur, haber logrado bastante en mi vida, en lo personal, familiar y profesional y, haber viajado bastantes veces a España, por motivos familiares, comerciales y profesionales. En muchos esos viajes, aunque en forma tangencial, pasé por el casco urbano de Fornillos.

 Lamentablemente, las relaciones con personas y/o familias de ese Pueblo no se han dado; quizá por razones de no vecindad con Tolilla, que es el mío de origen. De ahí que los recuerdos del presente artículo, no tenga un carácter personalizado, como sí lo tienen otros, donde los vínculos familiares  y de amistad, al conocer a fondo personas  e historias familiares, de las que he participado, me han permitido entrar de lleno en los relatos más costumbristas.

 De cualquier manera, con más o menos acierto, con más o menos detalle, me he propuesto hacer un recorrido por Aliste, a pesar de la distancia medida en kilómetros. De Aliste son casi todos mis genes, que son la herencia de la Vida para la Vida misma, pasada, presente y la por venir; que tiene identidad plena, aunque estructuren en otras fisonomías, que de normal enriquecen.

 Este recorrido tiene por meta rendir tributo a todo el segmento del “alma alistana”, tan particular, tan sufrida, tan laboriosa, con tanto dolor existencial, que “las madres alistanas”, a través de los siglos del luto permanente, han transferido a sus hijos la energía vital para lograr una Vida y un Mundo mejor. Y, las madres de los Hijos de Fornillos, son alistanas de pura cepa.

 Saludos a todos los Hijos de Fornillos, en todos los puntos geográficos donde se encuentren, a los que deseo de corazón un Saludable y Venturoso Año Nuevo 2007.

  

(1).NOTA. En aquéllos años juveniles, donde sobraba la necesidad, la cola para pegar papel se hacía con la resina de los ciruelos, en el tipo de los denominados ”Bruñal” ( variedad más silvestre  que era la más común en la Comarca). A través de la corteza, en general en la parte nudosa, en épocas del año, aparecía una exudación de savia, que se iba endureciendo en contacto con el aire, hasta convertirse en una masa gelatinosa brillante. Una especie de plaquetas sanguíneas, para obturar sus heridas.

 Pues bien, con esos pequeños tumores gelatinosos, metidos en un  recipiente (por ejemplo en un bote de lata) con un poco de agua para que se calentara al fuego y se diluyera, se hacía la cola de uso escolar. Y, doy fe, que era de gran calidad.

 

(2).NOTA. Los controles de precios, con guerra y sin ella, nunca han dado resultado, dado que hay un costo (coste) de producción, distribución y comercialización, que el consumo debe retribuir, si no median subvenciones  directas o encubiertas, que en todo caso corrompen el ciclo natural.

Cuando el costo o coste en manos del consumo, es mayor que el pago del mismo, los equilibrios se recomponen, en forma simplificada por:

a).Bajar la calidad del producto .b).Alterar los pesos y cantidades. c).Recurrir al mercado paralelo (contrabando, estraperlo, etc) que está dispuesto a comprar y pagar.

 En general en esos años de la guerra civil y años después, los funcionarios oficiales de gestión de productos de primera necesidad, hicieron fortunas recurriendo a los apartados a), b) y c) y otras muchas combinaciones. Los precios artificiales en manos del consumo, por debajo de los costos o costes reales, más el plus del beneficio, desaparecen del mercado normal, como sucedió en aquéllos años.

  

Hasta la próxima amigos.

  

Desde Buenos Aires, Ciudad Capital de la Argentina con caluroso Verano, a los 06 días de Enero ( los Reyes Magos) de 2007.

 

Simón

 



0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Geografía
18FEB2006

Vista aérea y datos

Fornillos de Aliste

Municipio: Fonfría
Comarca: Aliste
Provincia: Zamora
CCAA: Castilla Leon

Altura Media del municipio: 782
Latitud en grados decimales: 41.65
Longitud en grados decimales: -6.183
Coordenada X UTM Huso 30: 234896
Coordenada Y UTM Huso 30: 4615895.5
Huso UTM: 29
Cuadrícula UTM: QG31
Latitud en grados, min y seg: 41, 39, 0
Longitud en grados, min y seg: -6, 11, 0
Código Ine: 49071
Hoja del MTN 1:50000 : 368

Ver imagen de satélite
 


Esta vista se pude ver en la siguiente dirección del Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación

http://sigpac.mapa.es/fega/visor/

podéis recorrer toda España a vista de pájaro.

0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Links
01ENE2006

Links

Casa Rural en Fornillos
    Web de la Casa Rural "Lajafriz"


0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Fiestas
19MAY2003

Fiestas

Las fiestas son durante dos días, pero las vísperas a estas también son para los más jóvenes como las fiestas. Se organizan juegos y vienen pequeñas atracciones para diversión de todos.


0 puntos
(0 votos)


Escrito por webmaster

+info