ACEPTAREn aliste.info utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar la navegación y obtener estadísticas que nos permitan mejorar los servicios prestados a través de esta página. más información
Qué lugares hay de interés en tu pueblo?

Añade uno
Descargate el PDF gratuito de ADATA
con la guía de setas.





aliste.info en facebook

Siguenos en:
http://facebook.com/aliste.info

aliste.info en google+

Siguenos en: https://plus.google.com/113384361826438383797

aliste.info en twitter

Siguenos en:
http://twitter.com/alisteinfo

aliste.info en youtube

Siguenos en:
http://youtube.com/alisteinfo

TAGS: Asociaciones
28AGO2007

Asociación el castro

INFORMACION SOBRE ASOCIACION
    CUADERNO DE RUTA SOBRE LA ASOCIACIÓN CULTURAL "EL CASTRO DE PALAZUELO"
- Estamos en el inicio de la andadura. Se irá informando de los procesos que se vayan realizando.

4 de Mayo:
- Se ha realizado la modificación de los Estatutos, aprobándolos en la Junta Genera Extraordinaria del día 7 de Abril. Se han presentado en el Registro de Asociaciones para su aprobación; nos han contestado, aprobando dicha modificación.

10 de mayo:
- Se están preparando los carnets de socio, para entregarlos a los interesados. Estamos preparando, de forma provisional (hasta que tengamos ordenadores de la Asociación), la manera de de comunicar a los socios que residan fuera del pueblo, las novedades que vayan surgiendo, de una forma informatizada.
SEGUIMOS CAPTANDO SOCIOS.

5 de Junio, informamos:
Se está trabajando para conseguir que vengan a darnos varias conferencias sobre diversos temas; aún no sabemos las fechas ni el número de ellas.

- Se está iniciando la preparación para que tenga representación la Asociación en la FIESTA DE LA COMARCA. (Que este año será en Samir de los Caños, el día 15 de Julio).

- Se está organizando la programaciónde los actos para la FIESTA DE CONVIVENCIA DEL SOCIO.

- SEGUIMOS CAPTANDO SOCIOS.

------------------------------------------------------------------------------
28 de Junio: Os comunicamos que se está empezando a tener resultados positivos sobre el empeño de desarrollo de la cultura: SE DESARROLLARÁN DOS CHARLAS-COLOQUIO LOS DÍAS 17 Y 19 DE JUNIO A LAS 8 DE LA TARDE SOBRE TEMAS RELACIONADOS CON EL SIDA Y RELACIONES SEXUALES.
Hay más cosas, pero queremos ir teniendo confirmación. ¡ HEMOS SOBREPASADO LA BARRERA DE LOS 100 SOCIOS! ¡Y esto es solo el principio!

Día 17 de Agosto:
Podemos informar con satisfación que se ha realizado la Fiesta del Socio con toda la brillantez que requería, el día 12 de este mes. Han colaborado muchos socios en todos los actos. La merienda también fué un exito. - Estamos preparando alguna exposición y alguna conferencia; hacia el otoño se prepararán más cosas.

¡ESTAMOS A PUNTO DE SOBREPASAR LOS 200 S0CIOS!
------------------------------------------------------------------------------


0 puntos
(0 votos)


Escrito por CALAiTO

+info
TAGS: Opinión
09MAY2007

Articulos, cartas, opiniones, etc...

COMO UN CHAVAL

Así te fuiste, como has vivido con energía, hasta tu ultimo suspiro sin tiempo para agonías consecuente con tu vida pasaste a mezclarte con esa naturaleza que tanto amabas y era la razón de tu vida, con la que peleabas y disfrutabas, en fin vivías sin esa actividad a veces pesada pero constante, tu vida no hubiera tenido razón de ser.

Gracias por tu ejemplo, por los ratos de tertulia contándonos tus experiencias y tu sabiduría de la vida, por tu conversación pausada, tan pocas veces entendida por los que estamos mezclados en la vorágimen de relojes y prisas sin saber donde vamos.

En estos tiempos que tanto se habla de equilibrio sostenido, de agotamiento de recursos naturales, de ecologismo... ni entre todos los activistas de greenpeace encontraríamos mayor defensor de la naturaleza que tú. En la puerta de tu casa no hay un contenedor de reciclaje pero, de tu puerta hacia dentro encontramos el mayor ejemplo de aprovechamiento de recursos, no había nada que no tuviera su utilidad para ti, desde un clavo hasta las piezas de un electrodoméstico cansado de funcionar. Con tus manos de artesano todo lo transformabas, todo tenía su utilidad, y no hablo de hace 50 años cuando los medios escaseaban y no quedaba otra, NO, hablo de estos días de abundancia, que con medios suficientes seguías viviendo consecuentemente con tu forma de ser, respeto absoluto por la naturaleza y sin dejarte contaminar por esta sociedad consumista, de usar y tirar.

Gracias por hacerme meditar sobre las cosas que realmente merece la pena valorar.

Reflejo para mí de un padre (tu hermano) que nos dejo tan pronto que no me dio tiempo a compartir mis experiencias y conversación de adulta, cuando se empieza a valorar la cercanía de los seres queridos.

Te has ido con la primavera, con la que estoy segura que no te perdías ni un segundo de cada brote de cada hoja o cada flor, pero yo te aseguro que cada primavera estarás presente en nuestras vidas. Cuando veamos asomar los primeros síntomas de vida de esos árboles o esos injertos que con tanta ilusión plantaste para nosotros, nos harán recordar la energía de un chaval.

Desde el corazón, Gracias. (Vicente Sánchez)



0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Opinión
08MAY2007

Articulos, cartas, opiniones, etc...


Al Miguel y a la María del rincón

 

Este fin de semana, como cada primer fin de semana de julio desde que ella murió, cuando me encuentre de copas por ahí brindaré por ellos. Por la María y por el Miguel; los del rincón del barrio de abajo de Palazuelo. La verdad es que tenía pensado pasar estos días por la tierruca pero razones que no vienen al caso no va a ser así. Y me hubiera gustado rendirles homenaje sentado en la barra del bar de mi amigo Germán, allí en Palazuelo, y haberme tomado con él unas cervezas. Incluso sopesaba la idea de acercarme cerveza en ristre al camposanto, donde ambos ya descansan, y eso que no soy muy amigo de visitas a este tipo de lugares. Las visitas, y la compañía, procuré hacérselas en vida, que era cuando más me daban, más lo necesitaba y más se lo agradecía. Ahora ya...

Siento que nunca los disfruté lo suficiente y que nunca les demostré todo lo que les quería. Quizá, con este insignificante reconocimiento pretenda, en vano, pagar todo lo que me dieron y demostrar cuánto significaron para mí.

Cuando era un rapaz, ingenuo de mí, pensaba que siempre estarían ahí cada vez que llegara al pueblo. Que siempre me darían cinco de los antiguos duros a escondidas para comprarme chucherías cada vez que me portaba mal ya que mi madre se negaba a soltar viruta, cómo no, tras arrearme un estacazo con una zapatilla. O que siempre cuando me levantara en invierno cada mañana, cuando bajara del sobrao enturunao de frío, estaría allí la María sentada en el escaño, calentándome la ropa en la lumbre y con la morcilla preparada en el pote para desayunar. Pero claro, a esas edades lo único que uno se plantea a largo plazo es qué pedir en la carta a los Reyes Magos. Poquita cosa más.

 Aunque vagamente, recuerdo aquel primer verano en que me quedé solo con mis abuelos en el pueblo. Era yo un manzanillo de no más de cuatro años cuando por avatares de la vida mis padres hubieron de dejarme con ellos. Por aquella época el ti Miguel y la María todavía tenían hacienda que atender así que por si aquélla fuera poco les llegaba crío que aun sin levantar un palmo del suelo ya apuntaba maneras de canalla.

¡Madre de Dios, cuánta guerra les daría durante aquel mes de julio! Después, con el paso los años, y durante las largas charlas que manteníamos al calor de la lumbre durante las visitas de rigor, contaban entre carcajadas todas las tropelías que cometí durante aquel mes que me tuvieron con ellos. La osadía de adoptarme se saldó con un conejo medio ahogado en la pila de las vacas y con un ojo a la virulé, una gallina coja, no sé cuántos huevos escachados y un desfalco considerable en el vasar donde guardaban el chocolate a la taza que rayaban todas las mañanas para desayunar. Las huellas que dejaban mis incisivos en las tabletas fueron la prueba irrefutable para declarar al abajo firmante como culpable del delito por más que servidor se declarara inocente tras jurar haber visto a una pareja de ratones huir del lugar de los hechos con parte del botín. De las demás fechorías jamás hallaron pruebas incriminatorias. Ni falta que hizo.

Recuerdo que un día de verano, tras haber pasado un rato agradable en su compañía, salieron a dar un paseo como tenían por costumbre cuando ya el Sol dejaba de apretar. Ese día me quedé observando cómo se alejaban lentamente por el camino ayudándose el uno al otro agarradicos del brazo mientras el
astro rey desaparecía tras las pajizas laderas del cerro de la Urrieta. Y me dije: ahí los tienes, colega, toda la putta vida juntos y míralos cómo se quieren todavía; quedando esa tierna, y a la vez triste, imagen grabada en mi disco duro. Tierna, como he dicho, al ver el gran amor que todavía se procesaban después haber pasado más de medio siglo juntos. Algo casi inaudito hoy en día. Y triste porque ese día experimenté por primera vez esa sensación que hace que a uno se le encoja el estómago mientras se le
humedecen los ojos al darse cuenta de que ya pocos años más iba a poder disfrutar de su entrañable compañía.
.


0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Noticias
03MAY2007

El mayo. 2007

FOTOS


    Sociedad gastronómica gargüela .

    Soy nacido en San Vicente de la Cabeza. El día 28 de abril de 2007 tuve el privilegio de ser invitado por mis vecinos de Palazuelo de las Cuevas a una cena en su “sociedad gastronómica alistana”.
    Una maravilla de cena, oiga. Un placer para todos los sentidos, un deleite para el espíritu, un descanso para el cuerpo y un alimento para el alma.
    Ese día, de plato principal tocaba caza. La pieza estaba guardada con mimo en el arcón de uno de los garguelos, esperando una ocasión como esta para ser zampada en compañía de los amigos.

    Espíritu colaborativo .

    Esta pandilla de garguelos se reparten a la roda todas las faenas, incluída la elaboración del guiso. Esa noche, al tratarse de caza, el turno de los honores a los mandos del pote era para el más experto en este tipo de carnes.
    En derredor del cocinero no había naide mirando, cada uno se dedicaba a una tarea: mientras uno pelaba patatas; otro preparaba la ensalada; otro abría una botella de vino; y un par más aprigiraban un mantel de plástico, cortado a la medida de un enorme rollo disponible para estas ocasiones, cortesía de otro de los “asociados”. Allí todo el mundo arrimaba el hombro. Incluso los rapaces; ellos se encargaban de arrecadar refrescos, café y lo que hiciera falta den cá Virgilio.
    El mismo espíritu colaborativo a la hora de repartirse faenas, reinaba a la hora de aportar enseres y condimentos necesarios para la cena: uno aportando unas botellicas de vino, otro unas verduras, y todos unas euros a escote para compartir los gastos. Al parecer uno de los socios, tuvo una refriega con su madre por llevarse “prestada” una cabeza de ajos; pero cueido que la sangre no llegó al río.

    Trucos de cocina .

    Yo me dediqué a espiar al cocinero, a ver si pillaba algún secreto culinario alistano que por arte de meigas convirtiera la dura carne de caza en un dondio manjar. Aprendí dos o tres trucos de magia:
    Un buen pote, leña y paciencia son muy necesarios.
    Y no echar sal casi hasta el final, que al parecer modifica el punto de ebullición de la salsa, y hace que la carne quede más dura.
    Aprendí, de regalo, otro secreto de cocinero mañoso. Los malos cocineros, añadimos harina a las salsas para espesarlas cuando la destreza o la paciencia nos faltan. Hay un truquito que ayuda en este propósito: al final de la larguísima cocción, cuando la cosa está ya casi lista, y es hora de arrimar al guiso las tiernas patatas alistanas, en vez de cortar todas las cachelas del mismo tamaño, se cortan unas normalicas y otras pocas en trozicos pequerriños. Estas últimas tienen la función de casi deshacerse en la cocción, y de esta forma hacer más denso el guiso.
    El aspecto final del guiso tenía un aroma, un color y una textura que estaban diciéndo: “cómeme”. Y como, entre pitos y flautas, se había hecho más que la hora de cenar, el hambre de todos los presentes hacía que se oyera alto y claro ese deseo expresado por el guiso y su aspecto: “CÓMEME”.

    Picante como el diablo
    Solo hubo un pero en la magnífica cena. Parece ser que uno de los pinches de cocina probó el punto de sabor, cuando otro pinche ya había añadido pimentón picante. No quedó muy contento con el tiento, y añadió a esgaya algunas guindillas subidas desde el Infierno hasta Palazuelo por el mismísimo diablo en persona.
    Ay la virgen. Echábamos todos fuego por la boca. Y por los ojos llenos de lágrimas. Un comensal sentado a mi lado sudaba por la calva, que no daba abasto a enjuagarse el sudor con un pañuelo. Yo ontavié tengo la lengua como anestesiada.
    El caso es que la salsa estaba rica, las patatas suaves y sabrosas, la carne dondia y de recio sabor... aquello no se podía dejar en el plato. Así es que allí todo mundo se dedicaba a mover los carrillos. Después de un rato y de algunos tragos de vino, el picante pasó a la historia como una anécdota. Al fin y al cabo era una noche de meigas y de magia, si el diablo quiso poner algo de picante en la cena, le dejamos hacer… con la condición de que regrese al infierno, y no vuelva a aparecer por Palazuelo.

    Planes para plantar el Mayo .

    El vino consumido para hacer más llevadero el fuego del picante, parece que había hecho mella en el ánimo de todos. Me refiero a que nos sentíamos animados a acometer cualquier empeño que nos propusiéramos.
    Así es que después de recoger tou aquello como buenos amos de casa, se nos hizo casi de día jugando a las cartas y haciendo planes para poner el Mayo en la madrugada del día uno.
    A mí me invitaron a participar en la tradición. Al principio pensé en declinar la invitación, ya que ni soy mozo para ser tallado, ni soy nacido en el pueblo, y encima soy del pueblo que se supone que debería ser “enemigo” a la hora de venir a arrancar el Mayo de Palazuelo. Pero luego pensé que, con lo bien que me habían tratado los garguelos, no podía pensar en esas maldades; así es que decidí aceptar la invitación a construir, y abandonar toda aviesa tentación de destruir. Y menos mal. Luego diré por qué.
    Así es que el día de autos (noche del 30, madrugada del día uno de mayo) me presenté en Palazuelo a la hora de las brujas. Tristemente tenía otro compromiso previo para cenar, así es que me perdí la amable invitación de los garguelos a compartir por segunda vez su sociedad gastronómica (visto como funciona, les animo a que me inviten las veces que quieran)

    Noche del Mayo .

    Total, que a la una y media me presenté allí, y estaban justico terminando de apriguirar el local. Así que nos fuimos tous a tomar una copa en el bar.
    A partir de ahí asistí a otro espectáculo vivo del espíritu de colaboración alistano: Cada uno aportaba una idea, y ninguna idea quedaba en saco roto:
    - Nos haría falta un buzo para construir el muñeco.
    - Pues yo tengo uno, pero es amarillo.
    - Mejor, así destaca más.
    - Me voy a por el buzo.
    - Te acompaño.
    - Yo tengo unas alpacas de hierba, voy por una.
    - ¿Por qué no le ponemos con una maletiña y un bolso como si se fuera de viaje?
    - Yo he visto una maleta en una escombrera de San Vitero.
    - Vamos por ella, ¡recrista!
    - Venga, vamos con mi coche.
    - Y ¿cómo le hacemos la cabeza?.
    - Yo tengo un cubo blanco.
    - Pues yo traigo pintura y una brocha, para pintarle una cara.
    - Pero va a quedar raro, sin pelo, y con la cabeza plana.
    - Yo traigo una gorra y se la ponemos encimba.
    Y, visto y no visto, todo el mundo había desaparecido en todas direcciones para arrecadar los diferentes elementos. Mientras tanto uno de los rapaces, dijo esgrimiendo una zanahoria de calibre estándar:
    - Pues yo arrecadei esto pa hacerle un pijo.
    Antes de terminar de tomar las copas, todo el mundo estaba de regreso con los elementos necesarios. Incluso alguien apareció con una sombrilla robada a un vecino del pueblo.

    Montaje del Mayo .

    El palo escogido para montar el mayo, era uno ya cortado hará un par de años. Seco y ligero. Que hace un par de años se les ocurrió poner un palo de chopo, verde y enormemente largo. Aquello no había Dios que lo manejara; que después de tener casi un accidente, y cortarle con una motosierra dos buenos trozos arriba y abajo, ontavíe se las vieron negras para meter el chopo en un hoyo enorme que prepararon en la era.
    Y encima de tanto esfuerzo, los mozos de un pueblo vecino se presentaron con una motosierra y tiraron el mayo pal suelo sin ningún esfuerzo. ¡Ay de ellos, si les pillan con las manos en la masa!
    Total, que esta vez no había ganas de alardes exagerados. Así que el palo escogido era largo, pero delgado, seco y ligero. Dos rapaciños solos fueron suficientes para cargarlo en un carricoche preparado con cuatro maderas y cuatro ruedas, y arrastrar el palo hasta el “otro lao”.
    (Nota para los no ribereños: Es frecuente en los pueblos de la ribera, que haya un barrio al noreste y otro barrio al sur oeste del río Aliste. Cuando los ribereños decimos al “otro lao”, evidentemente aludimos al barrio que está al otro lado del río).
    Al otro lao del puente estaba el sitio destinado a la colocación del mayo. ¡La Virgen¡ qué frío hacía. La humedad del río, unida a la baja temperatura hacía que estuviéramos tous entistecius de frío. Alguien cogió la mitad de una alpaca y le fueron dando fuego poco a poco para engañar algo a los huesos. Otros sacaron una provisión de Güisqui, y otros encendieron algunos cigarrillos.
    Pero con frío o con cigarrillos, allí todo el mundo se afanó a la tarea. Otra vez el espíritu colaborativo: un artista pintando la cara; otro cosiendo una camisa de las antiguas encontrada en la escombrera. Otros a rellenar el buzo, o ponerle las botas. Un encofrador experto apareció con un brazao de clavos y un martillo. Uy la Virgen qué destreza poniendo clavos. ¡Si parecía que los ponía con la mano en la madera, como si fuera mantequilla! En un momento cosió con clavos la sombrilla roja a la cucuruta del palo.

    Visitantes .

    De pronto, un coche sospechoso apareció girando desde la carretera de Villarino. Parece que venían de la parte de Cabañas. Se pararon en el cruce como a ver que hacíamos. Luego se acercaron poco a poco hasta detrás del comedor social.
    Un garguelo se acercó con sigilo a ver si les conocía. En efecto, fueron identificados como mozos de un pueblo vecino. Cuando se vieron descubiertos salieron acelerando con el coche y no volvieron a aparecen en toda la noche.
    Estaban claras las aviesas intenciones de los visitantes. Debían ser ya cerca de las cuatro de la mañana. Los roba-mayos debieron pensar que el trabajo estaba hecho desde medianoche y calcularon que estaríamos durmiendo, así que se presentaron en Palazuelo con la mala idea que los vecinos no llegaran a ver siquiera el mayo de pie. Mieque son canallas.
    Así es que para poner trabas a los ataques “enemigos”, estuvimos planeando acciones defensivas y disuasorias. Algunas realistas y prácticas, otras menos serias. Alguien dijo de poner goma dos, y que se activara al bajar el mayo. Lo decía en broma. Pero viniendo de un alistano residente en un pueblo pesquero de Vizcaya, todo es posible. Lo que si cuajó es la idea de poner trampas para que si alguien llega con una motosierra, la cadena le salte por los aires en pedazicos. Incluso se llegaron a poner trampas disuasorias en el suelo, destinadas a causar heridas al enemigo si osaba acercarse embajo del mayo.
    A eso me refería cuando dije que “menos mal” que no se me ha ocurrido pasarme al bando de los que quieran tirar este Mayo. Igual se llevaban una desagradable sorpresa.

    Plantada del Mayo .

    Ultimados los detalles de la colocación del muñeco y todos sus complementos en la cucuruta del palo, solo fue necesario usar un buraco de un metro escaso en el suelo para apoyar en él la base del palo. Luego 15 pares de manos arrimaron 150 dedos a lo largo del palo, recorriéndolo como en una carrera de hormigas. En unos segundos, con un golpe seco, el palo cayó vertical en el hoyo que le esperaba. Con unos pocos grados de giro al palo, el muñeco quedó mirando de frente al medio de la calle para saludar a los vecinos. Con la maleta vieja en una mano, con un bolso en la otra mano, y con el paraguas para resguardarse de la lluvia, el muñeco parece decir a los vecinos del pueblo:
    “Adios, emigro a las tierras del norte. Que os vaya bien con la cosecha”
    Este año, si las tradiciones no mienten, la cosecha está garantizada en Palazuelo de las Cuevas.



    0 puntos
    (0 votos)


    Escrito por Medicina

    +info
TAGS: Geografía
02MAR2006

Vista aérea y datos

Palazuelo de las Cuevas

Municipio: San Vicente de la Cabeza
Comarca: Aliste
Provincia: Zamora
CCAA: Castilla Leon

Altura Media del municipio: 799
Latitud en grados decimales: 41.817
Longitud en grados decimales: -6.267
Coordenada X UTM Huso 30: 228658
Coordenada Y UTM Huso 30: 4634663.4
Huso UTM: 29
Cuadrícula UTM: QG23
Latitud en grados, min y seg: 41, 49, 0
Longitud en grados, min y seg: -6, 16, 0
Código Ine: 49208
Hoja del MTN 1:50000 : 338

Ver imagen de satélite


Esta vista se pude ver en la siguiente dirección del Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación

http://sigpac.mapa.es/fega/visor/

podéis recorrer toda España a vista de pájaro.

0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Curiosidades
08OCT2005

Fotos 2005



0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Noticias
02SEP2005

Casa rural

La Panera

    Casa Rural en Palazuelo de las Cuevas, aquí podréis encontrar información sobre teléfono, habitaciones, servicios...

Imagen de la casa rural de Palazuelo



0 puntos
(0 votos)


Escrito por Nurieta

+info
TAGS: Curiosidades
21AGO2005

Fotos-1 2005

 

   


0 puntos
(0 votos)


Escrito por D.F.F.

+info
TAGS: Noticias
11ENE2005

En el recuerdo

A ver si adivináis quiénes son



0 puntos
(0 votos)


Escrito por Nurieta

+info
TAGS: Links
23SEP2004

Links

Otra página de Palazuelo
    Esta es más reciente, pero también cuenta con algunas fotos, y tenemos la opción de subir las nuestras.


0 puntos
(0 votos)


Escrito por Nurieta

+info
1|2
Anterior

|

Siguiente